Docentes bilingües y trilingües voluntarios

Ángeles Ochoa

La educación es un símil de la llave mágica que abre mejores oportunidades, conversaciones y estados mentales.

"No hay malas hierbas ni hombres malos; sólo hay malos cultivadores”, Víctor Hugo (1802-1885),  novelista francés.

¡Cuánta razón y sólo razón en lo que nos aportó el genio de las letras Victor Marie Hugo!, el francés, autor entre otras obras magistrales, de  Los hombres que ríen.

Tengo a bien dirigirles un cálido saludo semanal y lo mejor es platicarles las albricias y sobre todo, exhortarlos a que se sumen a ellas. 

Como bien tenemos sabido y constatado, la educación es un símil de la llave mágica que abre mejores oportunidades, conversaciones y estados mentales. 

En su sentido lingüístico estricto y más pleno, la educación proviene del latín educere, cuya traducción al castellano es extraer de una persona lo mejor de sí. Así pues, hoy les platico que en Fundación Arca, A.C. estamos buscándote a ti que dominas el idioma inglés y/o francés, y te interesa mejorar las condiciones de vida de las comunidades vulnerables, te sientes comprometido con este maravilloso país y su gente y deseas además, ampliar tu círculo de conocidos y amistados con un objetivo en común, que es capacitar en estos idiomas a los niños y jóvenes de regiones queretanas que así lo demandan.

Nuestra filosofía al instituir este programa que lleva por nombre “El futuro es hoy”, parte del entendido irrefutable de que México logrará trascender únicamente si cuenta con personas capacitadas, acorde a los desafíos que nos impone el orden mundial. 

Por ello estamos, reitero, invitando a candidatos a ser docentes voluntarios para sumarse a esta causa. 

¿Cómo participar? 

Sólo debes ser ciudadano mayor de edad, contar con identificación del INE vigente, algún certificado que avale tu preparación en este campo y ¡listo!, podrás tener la experiencia de ser de ese ejército que yo denomino blanco, a favor de un mejor entorno social y por ende, económico para nuestros congéneres.

Sólo derribando los muros del ostracismo, egoísmo e indiferencia, es como se hace patria y nos enfocamos en la acción fructífera, cuya flor jamás se marchitará.

Ese es el objetivo de mi comunicación con ustedes este sábado, alentarnos entre todos y cerrar filas en beneficio de nuestra sociedad que pareciera olvidada, pero no es así, pues es precisamente gracias a la labor de las organizaciones de la sociedad civil, que prácticamente muchas zonas vulnerables siguen manteniéndose en pie. 

Pues amigos lectores, no duden en contactarnos y ser parte del abono a la buena semilla de este país.

Me despido por hoy con mi acostumbrada frase: “¡Hasta siempre, me voy a ser feliz, haga usted lo propio!”.

Comentarios