Despido de trabajadores por la jubilación de funcionarios

Alicia Colchado Ariza

Siempre he considerado que el servicio público debería significar el gran honor de servir a los demás, lo que forzosamente implica que los actos personales y públicos estén apegados a los principios universales, en resumen, la exigencia de actuar con ética. Es por ello que ante la indignación colectiva que generó saber sobre las jubilaciones otorgadas a ex diputados, varios ciudadanos procedimos a realizar un fuerte reclamo y de manera personal me di a la tarea de investigar sobre lo que sucedió en la 57 Legislatura para que se cometiera este abuso contra el erario público de los queretanos.

Esta investigación me llevó a concluir que Marco Antonio León Hernández y Jesús Galván Méndez podrán contar con documentos que les permitan disfrutar de una pensión vitalicia por más de 47 mil pesos al mes, pero no cuentan con el aval ético de sus actos y mucho menos con la aceptación del pueblo. Seguiremos insistiendo en ello evidenciando el abuso cometido.

Asimismo identifiqué que en el municipio de Querétaro se otorgaron pensiones y jubilaciones a funcionarios públicos de primer nivel, lo que significa nuevamente una fuerte erogación del erario de los queretanos.

En la entrega de la semana pasada señalé el caso de 5 funcionarios municipales, y entre ellos el caso del maestro en A. P. Juan Marcos Granados Torres, quien se había jubilado como servidor público del municipio y ahora ostenta el cargo de secretario de Seguridad Ciudadana del estado. El señor Granados Torres aclaró que solicitó la suspensión del pago de su jubilación. De la misma manera que señalé lo anterior, reconozco esta acción para evitar la doble erogación en perjuicio de los habitantes de Querétaro.

Sin embargo, mientras jubilaciones, pensiones y altos salarios se siguen pagando en aras de la austeridad, varios municipios han procedido a despedir trabajadores. En esta época del año cientos de ellos no podrán ofrecer lo indispensable a su familia en los tan esperados festejos decembrinos.

300 trabajadores en el municipio de El Marqués, 50 en el municipio de Pedro Escobedo, 50 en el ayuntamiento de Amealco de Bonfil, 70 en el de Pinal de Amoles, en donde la misma presidenta municipal reconoció que al menos 26 mil habitantes (85% de la población) vive en pobreza.

En Cadereyta de Montes la nueva administración municipal anuncia el despido de 5 trabajadores, quienes contaban ya con 18 años de servicio, con el único argumento de no contar con recursos para solventar sueldos: “nosotros como patrones, y como no tenemos ya para seguir pagando, estamos dando las bajas como tal”, dijo el alcalde de Cadereyta, León Enrique Bolaño.

Parecería ser que los puestos son utilizados sólo para dilapidar el erario público, caso paradigmático es el del municipio de San Juan del Río, en donde se erogaron 4 millones 379 mil 289 pesos en beneficio del síndico, regidores y secretarios de ayuntamiento por concepto de pago extra a las prerrogativas contempladas, subsidio al Impuesto Sobre la Renta (ISR) e incremento a su fondo de retiro, así como la entrega de 1 millón 464 mil 342 pesos a trabajadores comisionados en el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Municipio de SJR, asimismo se donaron 6 vehículos nuevos al SNTE por un costo de 569 mil 604 pesos para que fueran rifados el día del maestro. Todos estos beneficios, ¿a cambio de qué?

Mientras, el día de hoy cientos de trabajadores en Querétaro carecen de lo más indispensable.

¡Ni perdón, ni olvido!

¡Siguen faltando 43!

Presidenta de Desarrollo Comunitario para la Transformación Social. @AliciaColchadoA

Comentarios