Desde que somos pequeños unas de las primeras acciones que nos enseñan es a saludar y a despedirnos, esos es un hecho, y nosotros lo hacemos con tanta cotidianidad y costumbre que no le damos el valor humano a esta acción que a diario realizamos, siempre creemos que al despedirnos volveremos a ver a esa persona.

Pero… ¿Qué pasa cuando no es así?     

Qué pasa cuando te despides de alguna persona y jamás vuelves a verla o verlo, quizás te preguntes más adelante en tu vida que habrá sido de él o ella, o quizás no le diste importancia y simplemente jamás te lo preguntas, claro esto tratándose de un hecho cotidiano, alguien a quien no consideras un amigo, hasta alguna pareja, o un vecino, pero más allá de ello que pasa cuando te despides de un ser querido y no lo vuelves a hacer quizás porque sufrió un accidente o falleció suena fuerte verdad porque aquel despido que le diste por la prisa de la vida,  costumbre o simplemente porque te dio flojera no despedirte no lo hiciste de manera correcta, quizás tras un enojo y hasta fuiste grosero o grosera y lamentablemente  jamás lo podrás realizar de nuevo, es un tema fuerte ¿verdad?.

Debemos de fortalecer los valores a diario, y es una gran oportunidad el día de hoy afirmar que debemos darle importancia a las cosas que no realizamos porque la costumbre nos asfixia, nos ahoga y que sin pensarlo la vida puede darle un desenlace muy diferente al que tenemos planeado por ello debemos poner atención a quien saludamos  y como nos despedimos.

Es sencillo las personas que pudimos despedirnos en vida de alguien que partió de esta, entendemos bien el proceso satisfactorio de haberlo hecho, lo entendemos como una bendición   pero las personas que no pudieron realizarlo, que no le dieron importancia o que simplemente no esperaban este golpe de la vida tienen otro proceso de entendimiento, por ello debemos realizarlo en vida, les comparto la primera reflexión que tuve la oportunidad de leer y entender cuando en aquel Querétaro mis Padres pudieron traer a Ana María Rabathé, se los comparto:

En Vida Hermano, en Vida

Si quieres hacer feliz
A alguien que quieres mucho..
DÍCELO HOY,. SÉ MUY BUENO....
EN VIDA, HERMANO, EN VIDA

Si deseas dar una flor
No esperes a que se muera.
Mándala HOY, con AMOR....
EN VIDA, HERMANO, EN VIDA

Si deseas decir "Te quiero"
A la gente de tu casa,
Al amigo cerca o lejos....
EN VIDA, HERMANO, EN VIDA

No esperes a que se muera,
La gente para quererla,
Y HACERLE SENTIR tu afecto,
EN VIDA, HERMANO, EN VIDA

Tú serás muy feliz,
Si aprendes a hacer felices
A todos los que conoces
EN VIDA, HERMANO, EN VIDA

Nunca visites panteones
Ni llenes tumbas de flores,
Llena de amor corazones.
EN VIDA, HERMANO, EN VIDA

Ana Ma. Rabathé                                                                       

Les deseo lo mejor, nos leemos en la próxima columna, espero podamos darle el valor a despedirnos. .

¿Cuándo fue la última vez que le diste valor a algo tan cotidiano?

Reflexiona y Actúa    

Comentarios