Siempre estaremos vinculados a los valores, siempre estaremos vinculados a un trabajo, siempre estaremos buscando la manera de llevar comida a la casa y de tener una vida cálida que nos permita otorgar a nuestra familia una estabilidad y un buen desarrollo, pero a que costos se realiza esto. Mire le platico que,  en nuestra vida tenemos muchas oportunidades de demostrar lo que valemos, si entendemos por valer a la cantidad de valores que podemos demostrar, pues bien quiero aterrizar en la lealtad,  que es a mi parecer el jamás darle la espalda a alguna persona, grupo social, amistades derivadas de acciones o comportamientos que se realicen;  lamentablemente existen personas que quieren ponerte a prueba y juzgar tu comportamiento como desleal a sus ojos cuando realizas algo que es justo, pero o no les conviene o les causa un detrimento en su persona, acciones o pretensiones y quieren voltear el sartén por el mango,  para tener la razón  te castigan y señalan  de desleal, (hacia ellos), siempre mediando el chantaje y ocasionándote temor sobre algo.

A esas personas, sólo puedo decirles que cuando la vida nos pone a prueba para ser justos, se debe realizar lo que es correcto, no mediando sus intereses personales sobre los valores porque no se debería ser leal a algo o alguien que no es correcto ni se conduce con ejemplo. Lo anterior, como premisa personal; no podemos ser leales a acciones o actos que no son correctos. Muchas de las personas que llegan a tachar de desleales a las personas que los rodean que pueden ser trabajadores, amigos o grupos, tienden a cometer los siguientes errores y por supuesto jamás se dan cuenta hasta que bajan del ladrillo a donde se subieron por su propio esfuerzo o  por el esfuerzo de otros. Hoy en día cada uno de nosotros le debemos algo  a alguien, eso lo sabemos bien. Aquí les comparto algunos puntos en los que considero fallan  estas personas:   

 

·         Sólo su palabra vale, (ARROGANTES).

·         Se rodean de gente que les dice lo que ellos quieren escuchar, (INTOLERANTES).

·         No aceptan una crítica sobre su trabajo, aun cuando saben que están mal, (SIN HUMILDAD).

·         Castiga tu supuesta deslealtad hasta por hablar con determinada persona o saludarlo, (INSEGUROS).

·         Jamás esperes recibir algo de ellos, si no es que ellos quieren algo de ti, (INTERESADOS).

·         Cualquier crecimiento personal o profesional que tengas les provoca temor, (CELOSOS).

·         Les cuesta trabajo tomar decisiones, se las dejan a otros y  si se realizan mal el castigo es severo, (MALA TOMA DE DECICIONES).

·         Creen que a partir de ellos gira el mundo.

·         Tienen delirio de persecución, como si estuvieran en boca de todos.

·         Tienen mal trato por lo regular castigan a sus trabajadores o amigos con la finalidad de alguien los vea cuando le hacen la corrección, (PODER).

·         Jamás pasan por alto una ofensa, aun cuando el que ofendió lo hizo sin querer afectarlo, (ORGULLO).

·         Son dueños de tu tiempo.

·         Sus armas son el temor, te provocan un desajuste personal, (CHANTAJE)

·         No conocen el perdón, aún cuando sabemos que el perdón libera.

Existe una frase que me encanta no se a quien deba a atribuirla pero dice: Ten cuidado de quien pisas al subir, porque al bajar te lo vas a encontrar.

Para todas las personas que se encuentran en una situación difícil, tensa como la que antecede, en el trabajo, en la familia, en algún grupo, Ante un verdugo de los valores que los castiga de desleales por no cumplir sus intereses personales e inseguridades cuando estas no son justas o validas, no tengan temor ellos tienden a apoderarse de nosotros mediando los chantajes de un mal porvenir, pero les diré algo en el momento de alguna humillación no se queden callados actúen, les aseguro que es mejor vivir en libertad, en armonía que en esas condiciones, como se dieron cuenta castigan de desleales cuando ellos no conocen la definición de otros valores, mucho menos los ponen en práctica para ellos siempre mediarán sus intereses personales por sobre todo lo demás.

¿Y tú ya te diste cuenta de la calidad de vida que podrías tener, sin ser chantajeado?

Reflexiona y actúa.

Comentarios