Designación de nuevo Rector

Dr. Raúl G. Paredes Guerrero

En el mes de noviembre, la UNAM tendrá un nuevo Rector. Después de ocho años al frente, termina el Rectorado del Doctor Narro en el que la UNAM continuó consolidándose como una de las mejores universidades en Iberoamérica. Son muchos los logros durante este periodo para resumirlos en este espacio, pero es indudable que la UNAM sigue siendo una piedra angular en el desarrollo de nuestro país. Como muestra basta mencionar la consolidación de los campi foráneos, entre los que se encuentra el de la UNAM en Juriquilla, que siguen creciendo y contribuyendo al desarrollo nacional.

 Con base en lo previsto en la fracción VII del artículo 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la fracción I del artículo 6º de la Ley Orgánica de la Universidad Nacional Autónoma de México, la Junta de Gobierno inició formalmente el proceso para designar a la persona que ocupará el cargo de Rector de esta institución durante el periodo 2015-2019. Este proceso que se realiza cada cuatro años ha permitido que los cambios en la Rectoría se den en las mejores condiciones posibles asegurando que la UNAM siga cumpliendo con sus funciones sustantivas que son la docencia, la investigación y la difusión de la cultura. 

Son varios los nombres que se han mencionado como posibles candidatos a ocupar la Rectoría, la gran mayoría de ellos con una destacada trayectoria académico-administrativa y con una visión muy amplia de la Universidad. Esto tiene la gran ventaja de que la Universidad no depende de uno o dos candidatos, sino que existen varios con la capacidad de liderazgo para poder ocupar la Rectoría. 

La legislación de la UNAM establece que la persona que ocupe el cargo de Rector debe ser mexicano o mexicana por nacimiento, mayor de 35 años y menor de 70 años, poseer grado superior al de bachiller, tener cuando menos diez años de servicio docente o de investigación en la Universidad, haberse distinguido en su especialidad, gozar de estimación general como persona honorable y prudente, y no ser miembro de la Junta de Gobierno ni haberlo sido durante los últimos dos años. Los universitarios que cumplan con estos requisitos y que estén interesados en ser Rectores tendrán que entregar a la Junta de Gobierno su currículum vitae, su semblanza profesional y su plan de trabajo para el periodo 2015-2019. 

A partir de este 5 de octubre estarán a disposición de la comunidad, y en este caso al público en general, en la página web de la junta a partir del 6 de octubre. Hay lineamientos en la convocatoria de la Junta de Gobierno para que toda la comunidad universitaria pueda expresar a través de cartas o reuniones con comisiones sus opiniones sobre los candidatos. 

Algunos medios e inclusive algunos universitarios han insinuado que el proceso de selección para elegir al nuevo Rector debe ser democrático y con elección directa donde toda la comunidad, alumnos trabajadores y académicos puedan votar libremente. Difiero con esta visión puesto que en el ámbito académico no puede haber procesos parecidos a las elecciones con todos los abusos, vicios y perversiones que vivimos todos los años en las elecciones para diferentes candidatos. En ese sentido, la academia no es populismo. Tampoco se puede pedir como lo han hecho algunos otros que la Junta de Gobierno transmita en vivo las deliberaciones sobre la designación. Es tan absurdo como pensar que cuando alguien realiza un examen de tesis de licenciatura, maestría o doctorado los miembros del jurado tengan que deliberar ante el público asistente al examen y del mismo sustentante los méritos y capacidades del alumno. En estos exámenes el jurado debe poder deliberar reservada y libremente su decisión. 

Muchos universitarios estamos convencidos de que el proceso de designación del Rector en la UNAM es adecuado, aunque evidentemente puede mejorarse conservando su espíritu actual. Indudablemente, la Universidad está preparada para elegir un Rector dentro de sus propias instancias y sin influencias externas, lo que asegure que pueda mantener altos niveles académicos y de investigación al servicio de todos los mexicanos.

Comentarios