Desempleo a la alza

César Lachira Sáenz

La cifra que reporta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) respecto al desempleo en el estado deja mucho que desear en cuanto contradice a la información que a diario dan las autoridades gubernamentales, de que en Querétaro “se vive bien”.

Por lo visto las inversiones que han llegado no son suficiente para crear los empleos que se necesitan, en parte es cierto, por cuanto los flujos migratorios a la ciudad capital son mayores que los empleos ofrecidos.

La publicidad gubernamental ha creado esa sensación de que en Querétaro los trabajos se ofrecen en la calle, por lo que se hace necesario una “publicidad de contención”, más realista, que “el sueño queretano” no es como tal, porque a decir, si el año pasado tuvimos un crecimiento magro del 1.8% no entiendo de donde salen los empleos.

LIMPIANDO CRUCEROS O REPRESIÓN AL MARGINAL.

Ya que hablamos de desempleo, veamos las acciones que lleva a cabo el municipio para “limpiar” los cruceros de pedigüeños, limpiadores, “franeleros” y otro estirpe de marginación social.

Éstos “operativos” de limpiar la ciudad de “indeseables sociales”, es una muestra de la insensibilidad social de las autoridades municipales y violatorio a las garantías sociales que tiene todo mexicano.

¿La pobreza “afea” la ciudad? Por favor, señor Fernando Goyeneche, lo que hacen estos seres humanos es por la necesidad de sobrevivir. Si tuvieran un sueldo seguro de burócrata municipal no creo que estarían en los cruceros.

Lo anterior nos recuerda a que fue secretario de Hacienda en la administración salinista Pedro Aspe, quien decía que en México la pobreza era un mito; claro, el señor se iba en helicóptero de su casa a oficina y no veía la pobreza.

Pareciera que para algunos funcionarios la pobreza se resuelve escondiéndola. Hay que dar alternativas de trabajo, capacitación atención médica y no acciones represivas contra jóvenes y niños que son los que sobrevine en los cruceros.

¿Habrá alguna estadística de cuantos niños viven en la calle? A diario los vemos en los cruceros, limpiando y con su mona (pegamento) en la mano. Debemos recuperar la sensibilidad a un problema social que compete a todos sin distinción, especialmente de las autoridades.

CONSULTITIS AGUDA.

Vaya que en todos los partidos políticos se sufre de consultitis aguda, es decir, la creencia de que la implementación de procesos de consulta por sí mismo asegura una decisión, que de antemano ya sabemos los resultados. Por ejemplo, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) con su consulta sobre la disminución de los plurinominales, claro que todos queremos que disminuyan. El Partido Acción Nacional (PAN) sobre los salarios mínimos, claro todos queremos que suban; o los del Partido de la Revolución Democrática (PRD) sobre la reforma energética.

En realidad, ni siquiera se entiende a la consulta en toda su dimensión, su relación con el principio de autodeterminación y el consentimiento libre, previo e informado. Además, el nivel de discusión pública sobre temas fundamentales como el salario mínimo, plurinominales y reforma energética es tan pobre que a la ciudadanía le resulta ajena, aun cuando sobre ellos caen los efectos.

No hagamos de la consulta popular una táctica dilatoria que más tiene de propaganda política que del ejercicio de un derecho sobre temas fundamentales y transformadores de la sociedad. Necesitamos hacer consulta sobre temas primordiales como: el modelo económico, los monopolios de la comunicación, la verdadera ciudadanización de los órganos electorales, la democratización del Poder Judicial, de la autonomía del Ministerio Público, entre otros temas.

Comentarios