Desayuno solidario

Ángeles Ochoa

     “Solidario por predestinación y por oficio. Solidario por atavismo, por convencionalismo. Solidario a perpetuidad. Solidario de los insolidarios y solidario de mi propia solidaridad”. Oliverio Girondo.  Poeta argentino. Buenos Aires, 17 de agosto de 1891 - Buenos Aires, 24 de enero de 1967.

     ¡Aplausos y más aplausos! – el motivo de saludarlos hoy, estimados y distinguidos lectores de las huellas del altruismo, es porque quiero destacar un evento magnífico que se realizó para crear mayores lazos de cooperación entre colegios particulares, empresarios y organizaciones de la sociedad civil (OSC´s).

     El mismo se trató de la organización de un desayuno Solidario, donado por un famoso y reconocido restaurante de la ciudad, congregando a directivos de escuela particulares como el Colegio Victor Frankl, Instituto La Paz, Colegio Washington, Maple Grove Academy y Colegio Fontanar.

     Este tipo de eventos propician a crear una cultura más involucrada y solidaria, así pues parafraseo lo que en transportándonos a ese momento en que representantes de las organizaciones de la sociedad civil hicieron uso de la palabra, la Sra. Maité Urquiza puntualizo al respeto: “Necesitamos cambiar de modelo de cultura y pasar del individualismo a la comunidad. Pensar en el bien común y actuar por el bien común. Tenemos que aprender con nuestros niños a ver al otro, especialmente al más necesitado.”

       …… Pues así es, muy buenas palabras, y como cito lo que dice el proverbio: A good example is the best sermon, en castellano, Las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra, tengo la fortuna  de testificar que tanto Maite Urquiza como Ángela Quintana, directora del banco de alimentos, organizadoras de este acto social y benéfico, son exponentes y representantes dignas de la cultura de la solidaridad.

     Por otro lado, celebro muy animadamente, que están incluso, haciendo hincapié en el fomento a la cultura del no desperdicio.

     Con ello, también dejaron muy claro que las escuelas son un motor y agente de cambio y transformación en positivo de la sociedad. Así que si usted, distinguido lector está vinculado (a) con el ámbito educativo, no desperdicie esta magnífica oportunidad de que su colegio, no sea una más, sin demeritar por ello la labor educativa, por lo contrario, ¡vamos a enaltecerla más y sacarle brillo al nombre EDUCACIÓN!

     Como bien saben, eso lo podemos lograr involucrando a toda la comunidad educativa en proyectos, que con ayuda de la creatividad de sus miembros de sume a importantes acciones de las organizaciones de la sociedad civil y puedan así cumplir con ayuda de gente experta el tema de responsabilidad social.

     Y como bien indicó la directora del banco de alimentosa nombre de su organización: “somos el puente entre la abundancia y la carencia”.

     Y para ir al grano, quisiera añadir que ya no es tiempo para reclamos o resentimientos, y debemos pasar a una metamorfosis que nos lleve de orugas quejumbronas, a mariposas plenas, dispuestas a seguir aprendiendo y apoyar a nuestro prójimo.

     Como conclusión, comento que lejos de culpar a Dios ( en el que cada quien brinde su acto de fe, en conformidad a la religión que profese), a la vida, al destino y hasta al clima, ¿Por qué no mejor nos damos cuenta que nuestro papel en el universo es el de fungir como co-creadores, aportando lo mejor de nuestros talentos y dones para propiciar el espacio óptimo a quienes más lo requieren.

     Me permito invitarlos a unirse a esta causa, y si desean conocer más acerca de ello, pueden contactarme sin problema en mi correo y mis cuenta de twitter.

     Sin más, los dejo con esta reflexión y espero que tengan un maravilloso fin de semana de bendiciones infinitas. 

Comentarios