Desarrollo equilibrado en Querétaro

José Alfredo Zepeda Garrido

En México, desde el Virreinato se dieron condiciones de desarrollo centralizado, en el que destacó la ciudad de México que concentró al gobierno y las mejores oportunidades de educación.

La infraestructura educativa para formación del capital humano es un indicador del desarrollo, en 1551 se fundó en la ciudad la primera universidad del México virreinal, la Real y Pontificia Universidad de México, antecedente de la UNAM, y en 1625 en la ciudad de Querétaro se creó la quinta institución de educación superior, el Colegio de San Ignacio de Loyola, antecedente de la UAQ.

La capital de la República se convirtió en el siglo XX en una de las ciudades más pobladas del planeta, concentrando la actividad política, educativa, económica, industrial y comercial más importante de México. Sin embargo, en el país se fueron trazando desequilibrios en diversos ámbitos.

A su vez, en la escala estatal veamos lo que ha sucedido en Querétaro y en sus municipios desde el Virreinato hasta nuestro tiempo, mencionando algunos indicadores y la necesidad de crear oportunidades de las zonas más rezagadas e impulsar acciones para lograr su desarrollo.

La población de la entidad y su mayor desarrollo se concentra en la ZMQ, en los municipios de Querétaro, Corregidora y El Marqués; asimismo, destaca San Juan del Río. En estos cuatro municipios se tienen las mejores oportunidades de educación y trabajo, servicios diversos, carreteras y aeropuerto internacional cercano, así como una tasa elevada de crecimiento económico y poblacional; también se padecen consecuencias de tal crecimiento, como la contaminación ambiental y la afectación de recursos naturales, como el agua, la sobreexplotación de nuestros acuíferos y el requerimiento de otras fuentes de abastecimiento del líquido vital provenientes del Pánuco.

En contraste, los municipios de la Sierra Gorda y del semidesierto tienen un crecimiento poblacional muy escaso, por varias razones, entre las que destacan la falta de oportunidades de trabajo y de educación. Desde hace más de una década, la UAQ ha estado estableciendo opciones de estudios universitarios en la zona serrana y en el semidesierto, tal es el caso del Campus Jalpan y el de Cadereyta.

La Sierra Gorda tiene un magnífico potencial para dar lugar a oportunidades. Es fundamental invertir en infraestructura, una alternativa puede ser a través del turismo sustentable, pero requiere de una carretera de dos carriles en cada sentido y la construcción de un aeropuerto adecuado en Jalpan para el establecimiento de al menos un vuelo diario entre el Aeropuerto Internacional de Querétaro y Jalpan.

En el semidesierto y en la Sierra Gorda existe actividad minera relativa a la extracción de mercurio, entre otros minerales, lo cual representa una de las pocas posibilidades de sobrevivencia, a pesar de las afectaciones ambientales asociadas y de los daños a la salud de los mineros. Lo que requieren es apoyo y nuevas opciones de trabajo que eviten la migración hacia los Estados Unidos por las consecuencias sociales que tiene en sus comunidades y en la familia.

Es oportuno recordar lo que sucede con las ladrilleras en San Juan del Río y en Tequisquiapan (San Nicolás), en las cuales las familias que laboran en esa actividad tienen mínimas ganancias y afectan su salud y al medio ambiente.

Es indispensable que el gobierno tome medidas para atender esta problemática socioeconómica y ambiental en favor de un desarrollo más justo y equilibrado, deben establecerse las condiciones.

Ex Rector de la [email protected]

Comentarios