Desaparición de poderes en las entidades y el pacto federal

Jesús Rodríguez Hernández

Es requisito indispensable la desaparición de los tres poderes para que el Senado ejerza las atribuciones que le da la Ley.

En días pasados la fracción parlamentaria del partido Morena en el Congreso de Hidalgo solicitó al Senado la desaparición de poderes en esa entidad por considerar que hay ‘‘injerencia del Ejecutivo en la toma de decisiones de algunos grupos legislativos que pretenden relegar a Morena, en detrimento de la democracia’’.

Actualmente, la desaparición de poderes es una facultad exclusiva del Senado, contemplada en el Artículo 76 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su fracción V.

La petición puede ser formulada por los legisladores federales o por ciudadanos de la entidad.

Es así que de acuerdo a la anterior precisión, vemos que en efecto, nos encontramos con una disposición de carácter eminentemente político, que se contextualiza a su vez, dentro de un sistema Federal, en el cual nos regimos desde antes de la existencia de nuestra actual Constitución, situación que obliga a tomar posturas especialmente de índole consensual, es decir, deben de ponerse en la balanza diversas situaciones tanto históricas, jurídicas, políticas y de facto, para que el Legislativo a través de una de sus Cámaras- el Senado- tenga los elementos suficientes para llevar a cabo dicha declaración, de trascendencia nacional.

La Ley Reglamentaria de la Fracción V del Artículo 76 de la Constitución General de la República, indica en su artículo 1 que: “Corresponde exclusivamente a la Cámara de Senadores determinar que se ha configurado la desaparición de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial de un Estado y hacer la declaratoria de que debe nombrarse un gobernador provisional”.

Continúa apuntando: “Se configura la desaparición de los poderes de un Estado únicamente en los casos de que los titulares de los poderes constitucionales I.- Quebrantaren los principios del régimen federal; II.- Abandonaren el ejercicio de sus funciones, a no ser que medie causa de fuerza mayor; III.- Estuvieren imposibilitados físicamente para el ejercicio de las funciones inherentes a sus cargos o con motivo de situaciones o conflictos causados o propiciados por ellos mismos, que afecten la vida del Estado, impidiendo la plena vigencia del orden jurídico; IV.- Prorrogaren su permanencia en sus cargos después de fenecido el período para el que fueron electos o nombrados y no se hubieran celebrado elecciones para elegir a los nuevos titulares; V.- Promovieren o adoptaren forma de gobierno o base de organización política distintas de las fijadas en los artículos 40 y 115 de la Constitución General de la República.

Al analizar algunos académicos la figura de “desaparición de poderes”, opinan que, si bien existe un pacto federal, que entre otras cosas, respeta la autonomía de los Estados, siempre y cuando éstos sigan los lineamientos marcados por la Constitución, por otro lado, también es cierto, que para el adecuado funcionamiento y garantía de la estabilidad nacional, debe el Senado en representación de la Federación, tener salidas para determinados conflictos internos a nivel estatal, que den como única solución la declaración de desaparición de poderes en un Estado.

La facultad declarativa de la desaparición de poderes no resuelve por sí misma, los conflictos políticos que se presentan en los estados, sino que opera ante el caso de desaparición de sus poderes, producida a consecuencia del conflicto de situaciones fácticas que la misma ley reglamentaria prevé.

Es requisito indispensable la desaparición de los tres poderes para que el Senado ejerza las atribuciones que le da la Ley. Es difícil que este supuesto se presente en la vida política de una entidad federativa. Podría darse el caso de que un estado se apartara de la forma republicana de gobierno, en tal supuesto, la desaparición de poderes sería automática, pues se rompería el principio jurídico fundamental y una de las decisiones políticas fundamentales como lo es el pacto federal.

 

 

 

 

Comentarios