Decir la verdad y no mentiras

José Alfredo Botello Montes

La política y quienes nos dedicamos a esta noble labor estamos muy desprestigiados, principalmente por la manipulación y los engaños que, desde el año 1929, el Partido Revolucionario Institucional PRI, hoy de nuevo en el gobierno, no estuvo recetando de manera continua y a pesar de que pregonan que son un “Nuevo PRI” siguen con las ya viejas prácticas.

Para muestra basta un botón, hace unos cuantos meses el propio presidente de ese instituto político posicionaba en medios electrónicos, para justificar la reforma constitucional en materia de energía, que el precio de la gasolina, gas y electricidad bajarían, entendiéndose tan disminución de manera inmediata y no como puede ser a mediano plazo o incluso a largo plazo, pero eso no debe extrañar si su candidato y hoy Presidente de la República dijo que llegando él ya no subiría su costo y hoy por hoy de manera mensual sigue aumentando.

Lo que los legisladores del Partido Acción PAN, si podemos expresar es que damos nuestro respaldo a la legislación secundaria en materia energética porque el nuevo marco normativo va a generar mayores inversiones en el sector y consideraos que se van a crear los empleos que el país necesita, además de un incremento de 400 mil millones de pesos en la renta petrolera que pararan en las arcas públicas.

Así lo expresamos en la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados por conducto de nuestro compañero diputado Rubén Camarillo, ya que reiteró México necesita ms empleos y para que haya empleos se requieren inversiones y, para ello, es necesario cambiar el marco normativo del sector.

Por ello en Comisiones y en el pleno nuestro legislador expresó “Seremos una oposición responsable, seremos una oposición que construya, seremos una oposición que vea hacia el futuro, seremos una oposición que también sepa decirle no al Presidente de la República cuando lo tenga que hacer, ese es el papel de la verdadera oposición; el papel de la verdadera oposición no es simple y sencillamente decir no, estar en contra de nada, estar en contra de todo y a favor de nada”.

Esto considerado que las arcas de la nación hoy reciben 840 mil millones de pesos que, a través de la venta de los productos petroleros se integran al Presupuesto de Egresos de la Federación, para pagar a los maestros, a los médicos, para construir escuelas, para construir hospitales y si esta reforma tiene éxito en un mediano plazo esos 840 mil millones de pesos que hoy se generan como ingresos para México, se pudieran ir a poco más de 1.2 billones de pesos, es decir, estaría incrementando la renta petrolera en cerca de 400 mil millones de pesos.

Rechazamos los señalamientos que han hecho algunos diputados de partidos de izquierda, en el sentido de que son traidores de la patria quienes apoyan las reformas. “Hoy México importa más del 50% de las gasolinas que se consumen; hoy se importa más del 50% del gas que se consume, si a eso le llaman soberanía energética, eso no es para nosotros”, más traidores a la patria serían aquellos que entregan en efectivo para adquirir bienes y servicios que se poden adquirir en nuestro territorio con la apertura de la iniciativa privada en tan importante sector.

Asimismo consideramos que las reformas van a traer mayores oportunidades de crecimiento económico, de desarrollo de infraestructura y la posibilidad de una mayor generación de oportunidades de empleo para muchas personas que hoy no lo tienen, sobre todo en los estados con vocación petrolera y representan oportunidades de inversión para la mediana y pequeña empresa en todo el país, porque sin duda se incrementará la producción de petróleo, la producción de gas y la producción de petrolíferos.

Pero fuimos enfáticos por conducto del compañero diputado Juan Bueno Torio, en sesión de Comisión, que el PAN consideró que los beneficios de las reformas, como la disminución de precios de gas y de energía eléctrica, serán a partir de un mercado competido y a partir de que tengamos producción propia de gas en lugar de estarlo importando como hoy lo hacemos, los empezaremos a sentir dentro de cuatro o cinco años, por ahí del 2018 o 2019. “No es que se esté engañando a la gente con esto, sino que esto es una realidad y es una verdad absoluta”.

Los panistas si hablamos con la verdad, sin manipuleo ni ocultamiento alguno, porque queremos dignificar la práctica política sin mezquindad no calculó partidista, porque solo así estaremos bien con nuestra conciencia y con nuestros propios electores que estamos seguros refrendaran su confianza el próximo sete de junio.

Por lo pronto en la próxima semana en el pleno de la Cámara de Diputados estaremos prestos para discutir y aprobar tan trascendente reforma que estamos seguros será por el bien de México y los mexicanos.

Diputado federal y consejero por el PAN

Comentarios