De sueño a pesadilla

Ana Patricia Fernández

Hace ya más de un año, cuando apenas iniciaba con este gran espacio que EL UNIVERSAL me dio el honor de tener, les comentaba que en este espacio narraría las situaciones más "rosas" del fútbol, los mejores aconteceres del deporte más bonito del mundo, pero como todo en la vida el fútbol tiene dos caras. Una es esa que te lleva a tocar las mieles del triunfo, que te permite conocer escenarios inimaginables para quienes su trabajo no se reduce a un rectángulo verde, pero también está la cara que te derrumba y te hace desear no depender tan sólo de tu forma física para poder trabajar y cumplir tus sueños.

Todo esto lo recupero porque esta semana Gallos Blancos dio a conocer una noticia realmente triste y que nos permite darnos cuenta de que realmente existen estas dos caras de la moneda que ya les mencionaba.

Nuevamente Camilo Sanvezzo queda fuera del torneo por "tropezarse con la misma piedra" o romperse los ligamentos de la misma rodilla que hace seis meses, por lo que sumará para diciembre todo un año sin jugar.

La tristeza de la noticia reside en que su paso por México pasó de ser un sueño a una verdadera pesadilla. Recordando un poco su carrera en el país Azteca podríamos remontarnos a su primer semestre en el país, cuando pasó casi desapercibido en las primeras jornadas y finalmente dio indicios de tener mucho que mostrar una vez que su cuerpo estuviera completamente adaptado al clima y a la altura de México.

Llegó finalmente el glorioso Apertura 2014, cuando se convirtió en el goleador del certamen y vio en Querétaro la ciudad en que podría triunfar a la par del equipo pero el sueño llegó a su fin y la pretemporada previa al Clausura 2015 llegó para convertirse en el punto de inflexión... en la pesadilla.

Una ruptura de ligamentos en la rodilla izquierda lo marginó del torneo y estuvo recuperándose para regresar más fuerte que nunca, pero nunca esperó que el fútbol se convirtiera en una verdadera injusticia para él.

Hoy una vez más se encuentra inmerso en esta terrible lesión y no jugará por seis meses más, luego de anotar gol en su debut y creer que el sueño había vuelto.

Desgraciadamente la pesadilla no solo continúa para él, sino también para Gallos Blancos que ha sufrido grandes bajas en este torneo debido a las lesiones y las tardías incorporaciones de los refuerzos.

TIEMPO AGREGADO: Gallos viajará a Veracruz y buscará reivindicarse del mal paso en los últimos juegos. Ojalá que en esta ocasión la nota sea el resultado sobre la cancha y no la falta de agua o de aire acondicionado de los estadios.

Comentarios