De regreso a la realidad

Ana Patricia Fernández

Pareciera que cada cuatro años nos sumergimos en un verdadero cuento de hadas, en uno donde los bailes se cambian por enfrentamientos y los príncipes más bien son guerreros que defienden los colores de su país dentro de una cancha de futbol.
Los estadios más lujosos y el mundo entero paralizado por ver a las mejores selecciones enfrentarse entre sí y ver coronarse al guerrero que se ha enfrentado a todo…quizá no dragones que escupen fuego, pero sí derroches de genialidades del que es el mejor jugador del mundo.
Se acabaron los días enteros de futbol, aquellos en que veíamos duelos de primer mundo y volvemos a la cotidianeidad, que, pensándolo bien, no es tan mala como muchos mencionan.
Ahora la casaca verde que vistió el Tri durante Brasil 2014 se divide en 18 colores distintos y quienes formaron un equipo en la justa mundialista, ahora serán rivales para defenderán colores distintos.
Un nuevo capítulo se abre en la historia de la Liga Mx, inicia un nuevo torneo en el que 18 equipos distintos buscan colgarse una estrellita más al escudo. En el caso de Gallos Blancos, la primera.
Y hablando de Gallos, ayer por la mañana visité el Centro Gallo de Alto Rendimiento (Cegar), donde se afinan detalles para el Apertura 2014, y me encontré con un equipo bastante preparado y con expectativas muy altas para este torneo.
Comentaban los jugadores que la empresa que los ha comprado es una firma triunfadora y ellos no quieren desentonar, quieren ser parte de todo el éxito que rodea a ese grupo.
Ambriz sabe de sobremanera que ya no son más el equipo “Cenicienta” y deberá entregar resultados importantes, justo como lo ha venido haciendo. La afición está muy esperanzada y, sin duda, por apoyo no quedará.
Por otra parte, los sueldos que se les debía a los jugadores ya están completamente saldados, sin embargo, premios individuales que se encuentran pactados en el contrato no se han liquidado y nadie sabe si se terminarán por pagar.
Y como dato curioso, ya para despedirnos y comenzar a disfrutar del primer fin de semana de fútbol mexicano en el semestre, les platico que Ricardo Da Silva usaba el torneo pasado el dorsal número 10, pero al enterarse de que ‘Sinha’ jugaría con Gallos Blancos, el brasileño decidió abandonar su número para que el histórico refuerzo del equipo pudiese usarlo, qué buen detalle ¿no?
Ahora Da Silva usará el nueve.
Finalmente, “Sinha” no podrá jugar hasta la segunda jornada ante Leones Negros, pues no ha terminado su proceso de recuperación de la operación que tuvo del menisco de la rodilla derecha, sin embargo, él ha decidido que mientras no pueda jugar, no cobrará un solo peso al club.

Comentarios