De la prohibición a la regulación

María Alemán Muñoz-Castillo

La regulación de la marihuana es un tema que debe ser abordado con responsabilidad y desde diferentes perspectivas, pero sobre todo como un tema de salud pública

Lo que se expresa a continuación no es de ninguna manera una apología al uso lúdico de la marihuana, es mera opinión respecto a un tema álgido tan necesario como complejo.

Como legisladores estamos obligados a poner sobre la mesa aquellos temas que incomodan y que desafortunadamente siguen siendo tabú para muchos. Es responsabilidad del legislador adecuar el marco normativo a la realidad actual, ser conscientes de que nuestro país aún presenta atrasos importantes en temas que para otras naciones han quedado atrás hace ya bastante tiempo.

Entrarle sin miedo pero con prudencia y sobre todo; bien informados respecto a los temas de actualidad.

El debate sobre la marihuana pareciera interminable. Es un tema sumamente complejo, aquí unos datos: En agosto de 2009 se modificó la Ley General de Salud para eliminar las sanciones a individuos que porten hasta 5 gramos de marihuana siempre y cuando sea para consumo personal, dicho lo anterior; consumir marihuana en México no es del todo ilegal. ¿La legalización reducirá los niveles de violencia? No existe una relación directa entre las ganancias de grupos criminales y altos niveles de violencia. Bolivia y Perú son grandes productores de droga y su tasa de homicidios es considerablemente más baja que la de otros países de Latinoamérica, explica Viridiana Ríos, doctora en gobierno por la Universidad de Harvard.

Afirmar que la legalización de la marihuana no generará problemas de salud es incierto, lo que sí es cierto es que aún no se ha documentado alguna muerte por sobredosis, caso contrario al consumo de alcohol, responsable de 2.5 millones de muertes cada año en el mundo, según datos de la OMS. ¿La legalización de la mariguana aumentará los índices de criminalidad? No existe relación probada entre el consumo de mariguana y la actividad criminal. Según el artículo  Seis mitos  de Viridiana Ríos, publicado por la revista Nexos  “…sólo uno de cada 10 delincuentes cometió el delito que se le imputa consumiendo drogas, y de  éstos sólo 11% estaba consumiendo marihuana. Sin embargo, 42% de los que fueron detenidos por cometer delitos consumiendo drogas ya había cometido un delito con anterioridad, sin estar drogado”.

El 4 de noviembre de 2015 la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió el amparo 237/2014, determinó que es inconstitucional la prohibición absoluta del autoconsumo de marihuana. El ministro Arturo Zaldívar, ponente en este asunto, sienta un precedente importante que vale la pena analizar; en la sentencia  “…se reconoce que el legislador puede limitar el ejercicio de actividades que supongan afectaciones a los derechos que protege nuestra Constitución, en el caso no se encontró que tales afectaciones fueran de una gravedad tal que ameriten una prohibición absoluta a su consumo, por lo que la prohibición resulta inconstitucional.

En la sentencia se explica que la prohibición absoluta del consumo de marihuana va encaminada a la protección de la salud individual y colectiva entendida también como un derecho fundamental reconocido en la Constitución.

La regulación es un tema que debe ser abordado con responsabilidad y desde diferentes perspectivas, pero sobre todo como un tema de salud pública, entendiendo esto último como las propiedades medicinales de esta planta, no olvidemos el caso de la niña Grace, quien padece síndrome de Lennox-Gastaut, una enfermedad que hasta antes de que su familia consiguiera el primer permiso para usar marihuana con fines medicinales en nuestro país, le producía hasta 400 convulsiones diarias.

Nos mantendremos al pendiente, vigilantes, siempre con oído dispuesto para aquellos que no compartan el mismo punto de vista que nosotros, esperando que también las demás fuerzas políticas le den la importancia adecuada y coadyuven a generar el dialogo necesario pensando en la necesidad de resolver temas de interés y bienestar nacional.

 

Comentarios