Cunde la violencia

Jorge Meléndez Preciado

Este pésimo clima nos afecta de una manera importante a los periodistas, ya que en los últimos días hemos visto como liquidan a José Guadalupe Chan y Rubén Pat

Director de la Unión de Periodistas

Mientras EPN hace reuniones para despedirse como si hubiera realizado una eficiente administración, la violencia en nuestro país va en aumento y los organismos encargados de, cuando menos, atemperarla no hacen nada al respecto. Más bien administran sus últimos días sexenales para embolsarse sus bonos y aguinaldos.

Según el organismo Semáforo Delictivo, de enero a junio hubo once mil 241 ejecuciones, 60 por día. La cifra más alta que se tenga memoria en los últimos 30 años. También, aumentó en 27% el crimen organizado en comparación con 2017.

Al decir de la organización: Memoria y Verdad, hemos tenido en este sexenio 130 mil asesinados, 33 mil desaparecidos, se han descubierto mil 75 fosas clandestinas y hay 339 mil desplazados. Por eso, la especialista Mariclaire Acosta plantea una justicia transicional, en donde haya cuatro acciones: búsqueda de la verdad, justicia, reparación del daño y garantías de no repetición de delitos.

Este pésimo clima nos afecta de una manera importante a los periodistas, ya que en los últimos días hemos visto como liquidan a José Guadalupe Chan y Rubén Pat, del informativo Playa News, en Quintana Roo, y a Luis Pérez García, en Iztapalapa, Ciudad de México. Con éstos, van diez compañeros ultimados este año.

Reporteros sin Fronteras asegura que México está en el lugar 147 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa. La organización con sede en Francia informó que, en junio de 2017, Rubén Pat fue detenido por policías municipales de Solidaridad, Quintana Roo, después de que publicó la existencia de vínculos entre funcionarios de la entidad y grupos criminales. Se pidió entonces que el Mecanismo de Protección de Periodistas, de la Secretaría de Gobernación, se hiciera cargo del asunto. Se le proveyó a Pat, únicamente, con un botón de pánico y otros accesorios. Y, no obstante que primero habían matado a José Guadalupe Chan, del mencionado noticioso, a los pocos días, ultimaron a Rubén. El hecho demuestra una vez más que a las autoridades de todos los niveles y colores no les importa nada la vida de los reporteros.

Luis Pérez García, de la revista Encuesta de Hoy, fue hallado muerto en su vivienda, la cual fue incendiada para simular que ello había propiciado su fallecimiento, aunque la verdad fue golpeado salvajemente y tenía heridas punzocortantes.

Por otro lado, el sábado 1 de agosto se realizará un acto en memoria de Rubén Espinosa y las cuatro mujeres que fueron asesinadas en la colonia Narvarte hace tres años. Las autoridades del gobierno de Miguel Ángel Mancera se habían comprometido a dar resultados lo más rápidamente posible, pero hicieron lo de siempre: fabricaron culpables, efectuaron pésimas investigaciones, no fueron al fondo del asunto, y alteraron las pruebas.

Además, la Comisión de Derechos Humanos del DF, a cargo de Perla Gómez Gallardo, dio a conocer un informe donde exigía a varias autoridades hacer las pesquisas adecuadas y censuraba algunas cuestiones, pero nunca trató de investigar a fondo.

Ahora que llegará Claudia Sheinbaum a gobernar la Ciudad de México, y que está al frente de la aludida Comisión Nashieli Ramírez, esperamos que las cosas mejoren sustancialmente.

Este negrísimo panorama, ha llevado a que exista la premisa en el siguiente gobierno de enfrentar a los criminales pero también efectuar otras actividades como legalizar algunos estupefacientes y llevar a cabo la mencionada justicia transicional.

Más de 100 ONGs apoyan la propuesta de Olga Sánchez Cordero, a quien López Obrador le dio carta abierta para tratar de pacificar al país de otra manera, y acordaron impulsar la reglamentación de ciertas plantas antes prohibidas y la siembra de amapola controladamente.

Otras sociedades exigen que exista una comisión de la verdad no sólo para el caso de los 43 de Ayotzinapa, sino para otros muchos asuntos.

Ardua tarea de doña Olga y de Alejando Encinas, quienes cuentan con muchos apoyos pero también con ojos atentos y voces exigentes.

 

 

 

Comentarios