Cuando el rock va más allá de la piel y se plasma en la piel

Los tatuajes han sido un gran referente en el mundo del rock, pero tuvieron su apogeo en los años 80 cuando los vocalistas de las bandas de metal relucían sus torneados brazos con el colorido retoque en sus pieles
06/06/2018
06:51
-A +A

Buen día mi poderosa banda rockera, hoy platicaremos de algo que sin lugar a dudas ha dado de qué hablar a través de los tiempos y actualmente se ha convertido en una cuestión muy común, se trata de los tatuajes.

Los tatuajes han sido un gran referente en el mundo del rock, pero tuvieron su apogeo en los años 80 cuando los vocalistas de las bandas de metal relucían sus torneados brazos con el colorido retoque en sus pieles, enfundados además con las vestimentas más estrafalarias.

Bandas como Mötley Crüe serían de las primeras en lucir como los rockeros más tatuados de la época y con el paso del tiempo han acumulando más, hasta llenar gran parte de su cuerpo, aunque en sus inicios no tenían tantos e incluso, hay fotografías en las que sólo mostraban uno con el nombre de la banda, que fue de los primeros.

Los poderosos Skid Row también dieron de qué hablar al respecto y mostraban orgullosos el mítico “Youth Gone Wild”, que se remonta a las primeras canciones de la agrupación, que además es un tema que utilizaron para reclutar a Sebastian Bach, que en ese entonces rolaba con una banda llamada Winter Rose. Bach se unió a ellos y luego de un tiempo marcaría su piel con otro tatuaje en honor a su música y este sería el arte de la tapa de su álbum.

Toca el turno a los pistoleros rosas de la banda Guns N’ Roses y comenzamos con Slash, quien divide sus brazos en categorías, ya que de un lado evoca cuestiones personales mientras que en el otro lo dedica a temas de su banda y la música. Por su parte Duff, Dizzy y Steven también llevan tatuajes que refieren algún significado directamente relacionado con la agrupación, mientras que Axl muestra la mítica cruz del álbum Appetite for destruction en el antebrazo y una rosa azul con su nombre artístico, que si la memoria no me es infiel, se remonta a una de las primeras bandas que se llamaba AXL y fue el último tatuaje dedicado a Erin Everly, la musa que inspiró el conocido tema “Sweet child O’ mine”.

Con esta colorida reseña de marcas en la piel que recuerdan canciones, musas o momentos personales, me despido deseando que el rock deje alegres tatuajes en sus corazones. 

Facebook: @pollorockmusica                        
Twitter @pollorocklive

Comentarios