Corrige tu postura y ¡muévete regularmente!

Sofía Pérez Pavón Vela

El problema es que el estar tanto tiempo en una sola postura o en muchas, pero con muy poco movimiento, provoca que el cuerpo compense y comience a usar una biomecánica que no es óptima

Cada día llega más y más gente al consultorio con lesiones severas, y mucho de esto se debe a nuestros hábitos. Hace más de 8 años, la Universidad de Harvard anunció que el 80% de los estudiantes, de entre 18 a 35 años, tienen ya una lesión o dolor en la espalda, y me pregunto: ¿por qué cuando yo era pequeña no sucedía esto? Sé que en este momento estarás contestando que por los hábitos, ya que ahora una gran parte de la población mundial pasa mucho tiempo en una sola postura, y es difícil descifrar qué consecuencias se tendrán.

Los doctores, el gobierno, las escuelas e incluso nosotros como padres de familia pensamos que hacer ejercicio es una buena solución, y de hecho yo soy la primera en promover que se haga ejercicio, pero el problema es que el estar tanto tiempo en una sola postura o en muchas, pero con muy poco movimiento, provoca que el cuerpo compense y comience a usar una biomecánica que no es óptima.

La mayoría de las personas se están flexionando desde el área lumbar, en lugar de desbloquear las caderas y comenzar el movimiento desde éstas, para así generar una biomecánica perfecta. Otra de las cosas que se han modificado es que los hombros se van hacia delante y hacia abajo, y los que no lo tienen así, fuercen los hombros para atrás, lo que causa demasiado estrés en la espalda media y trapecios —la parte alta de la espalda—.

Si estoy describiendo algún síntoma que ya tienes, como dolor de rodillas, cansancio constante, niveles de estrés altos, y dolor de espalda, ya sea en la zona baja, media o alta, es muy probable que seas del 80% de las personas que su cuerpo ha tenido que compensar, debido a posturas largas y prolongadas. 

Antes que nada, si tus hombros están hacia delante y hacia abajo, no intentes ponerte derechito y llevarlos hacia atrás porque esto terminará lesionándote más, lo indicado es llevarlos hacia adelante, luego en medio y entonces atrás, después regrésalos en medio y ahí es la postura que debes conservar. Al sentarte, busca lo mismo, no recargues tus manos para sentarte, llévalas suavemente hacia adelante como si quisieras darle un regalo a alguien y siéntate; de esta manera tus caderas son las que inician el movimiento y logras que tu columna no se quede bloqueada.

Si eres de los que haces mucho ejercicio el fin de semana, pero entre semana no mueves ni un dedo, mejor intenta compensar y no hacer tanto el fin, pero tampoco te quedes sin hacer nada entre semana; procura caminar más, usar menos el coche y hacer más respiraciones de la siguiente manera: inhala hasta que termines tu exhalación y exhala hasta que termines tu inhalación, nunca deja de sonar ni de fluir, puedes intentar imitar el sonido del mar al hacerlo y no lo detengas ni lo aceleres, aunque estés sentado y parezca que no estás haciendo nada, al respirar de esta manera, tu cuerpo va a estar más concentrado y con movilidad en un músculo muy grande que se llama diafragma, éste activa una mejor circulación y respiración, lo que te va a llevar a una mejor calidad de vida y salud.

Hazlo simple, mueve tu cuerpo de muchas maneras, con las que no se te complique la vida diaria. Analiza tus movimientos y llévalos a ese estado de plenitud. 

Para cualquier información márcanos o acude a nuestras redes sociales. En la app tenemos  respiraciones que puedes realizar mientras haces tu vida normal, bájala buscando en cualquier plataforma y’u bubble. ¡Hasta la próxima!

Comentarios