Construyendo patrimonio ¿sin testamento?

Arturo Maximiliano García

Es muy común en adultos económicamente activos escuchar la frase que trabajan para dejar un patrimonio a su familia, sin embargo y de manera contradictoria muchos que mencionan esta frase constantemente ni siquiera cuentan con un testamento que si bien no es la única posibilidad para asignar y repartir bienes después de la muerte de una persona, si puede ser la única que deje más claridad y tranquilidad para el que se fue y los que se quedaron, en lugar de los pleitos y la incertidumbre que genera un pleito legal por una persona que falleció sin dejar su última voluntad ante notario.

Hoy en día es común que el ser humano aspire a la acumulación de riqueza o al menos es un objetivo de muchas personas que puede ser un indicador de éxito o de movilidad social ascendente. Al margen de si el ser humano deba o no creer que la felicidad u objetivo de su vida esta en el poseer cosas, el hecho es que quien trabaja y se pone metas comúnmente va acumulando bienes muebles e inmuebles.

Otro hecho de la vida es que todos nacemos y morimos. Independientemente de la edad, género y condición social las personas estamos expuestos por una diversidad de circunstancias a dejar de existir incluso sin ningún síntoma o aviso previo.

Así, la combinación de acumulación de patrimonio y el hecho de que la muerte llegará tarde o temprano hace fundamental para la sociedad y su mejor convivencia instrumentos jurídicos como el testamento que prevé la disposición final de los bienes, derechos y obligaciones de una persona que fallece tal y cual lo dispuso en su última voluntad.

Sin embargo la forma de transmitir esa voluntad no es verbal o a partir de un documento que haya dejado en privado en su closet para que a su muerte sus familiares y amigos cercanos conozcan a quien serán transmitidos los bienes del finado y en que proporción. Para la validez plena de un testamento la ley exige la formalidad de que éste sea otorgado ante notario público.

Es fundamental señalar que el testamento no es algo que vaya directamente relacionado con la edad o con que tan grande o pequeña es tu familia, o si se compone de muchos descendientes o sólo de ascendentes. Tampoco debe de sentirse ofendido nadie ante la petición de sus familiares o la sugerencia de los amigos de hacer su testamento.

Por todo lo anterior y dada la relevancia social, jurídica y económica, el gobierno federal, los gobiernos de los Estados y los Colegios de Notarios en todo el país, por supuesto en Querétaro, han implementado ya por varios años consecutivos el Mes del Testamento, programa que ocurre durante todo el mes de septiembre y que le otorga descuentos  a quien quiera hacer su testamento o cambiar uno que se haya otorgado anteriormente .

Algunos puntos que debes saber sobre qué es un testamento, cuanto cuesta y cuanto tiempo nos puede quitar dictar nuestra última voluntad.

  • Es una disposición personalísima, no debe estar influida por nada más que la voluntad libre del testador, por eso se otorga por el interesado ante el Notario sin estar acompañado por nadie más salvo excepciones que marca la ley.
  • Es revocable, es decir que puede ser modificado si la voluntad de quien otorgó el testamento cambia, al siguiente día, al siguiente mes o durante los siguientes años. No debe haber temor a equivocarse ante las coyunturas familiares o incluso económicas  de los herederos que se señalen ya que en cualquier momento se puede otorgar otro testamento que deje sin efectos el anterior.
  • Es importante contactar o acudir a la Notaría de su confianza para ver los documentos o información necesarios para poder hacer un testamento, aunque adelanto que además de sus datos generales como domicilio, estado civil, lugar de nacimiento y ocupación, así como una identificación oficial.
  • El costo de un testamento es de $1,030 pesos durante el mes de septiembre, aunque si por la razón que sea no puede aprovechar este programa del Mes del Testamento para dictar su última voluntad, valórelo hacerlo en cualquier otro momento tomando en cuenta las ventajas de contar con este.
  • Otorgar un testamento ante Notario no debe tomar más de 40 minutos si no presenta mayor complejidad en las disposiciones, es decir donde simplemente se señala herederos universales en partes iguales a los hijos y al cónyuge por ejemplo. Por supuesto pueden ser más complejos y tomar más tiempo para definir una serie de cláusulas, aun así es tiempo bien invertido.

No deje problemas y gastos a sus familiares, el testamento es uno de los documentos de planeación económica por excelencia de una persona, aunque lamentablemente sea aplicable una vez que ya no estamos en vida.

Comentarios