Conozcamos el Instituto Promoción de Valores, I.A.P.

Ángeles Ochoa

“Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor”. Antoine de Saint-Exupéry.

“Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor”. Antoine de Saint-Exupéry.

¡Buen sábado de puente tengan todos mis lectores! Un día que nos brinda la grata experiencia de compartir acerca de los bienhechores de este mundo, en específico de Querétaro y nuestro México mágico.

Hoy despliego mi abanico de asociaciones sociales, presentándoles al Instituto de Promoción de Valores, I.A.P., que haciendo alusión a lo que se expresa en la frase introductoria, autoría del escritor de “El Principito”, esta organización de la sociedad civil representa un conjunto de ciudadanos decididos y  comprometidos con su ciudad, que han decidido poner su inteligencia, talento y voluntad al servicio del amor.  Teniendo como misión el ser una organización que promueva los valores universales dentro de su comunidad, creando así una cultura de buenas acciones, las cuales nos llevarán a tener la paz que tanto deseamos. 

Instituto Promoción de Valores I.A.P., nace porque quienes allí laboran tienen muy claro  que es obligación de los laicos el apoyar en la medida de lo posible la formación integral de nuestros futuros líderes, los cuales serán los agentes de cambio del mañana. Asimismo, me compartieron en entrevista que su objetivo principal  es llevar a cabo junto con la Institución que apoyan (Instituto de Estudios Superiores Vizcaya Pacífico A.C.) la realización de proyectos estratégicos, los cuales van encamidos al mejor funcionamiento y desarrollo de la institución y de las personas que la conforman. Además, año con año, la I.A.P. que hoy les presento, organiza una conferencia magistral con línea representante de valores importante, cuyo ejemplo esté resonando en el país o a nivel Latinoamérica. Por ejemplo, algo de lo que me platicaron es que este año tuvieron  el honor de contar con  Amparito Medina, una de las principales defensoras de vida y familia.

También me expresaron que es un gran honor para esta institución tener como aliados a sacerdotes comprometidos con su vocación, los cuales saben que ellos pueden ser fuente de inspiración y cambio en donde quiera que ellos ejerzan su ministerio.  Ahora, tengo a bien de manera textual compartirles a mis lectores unas palabras en voz de quienes colaboran en el patronato: “Estamos ante unos tiempos en donde tenemos como modelos a seguir a figuras banales, vacías, necesitamos volver nuestra mirada hacia el verdadero modelo a seguir que es Cristo. Cuando vemos la trascendencia que podrán tener las acciones que hacemos dentro de nuestra institución, es cuando nos damos cuenta cuánto vale el esfuerzo que se realiza por apoyarlos, es cuando se llena nuestro corazón de alegría, al saber que al menos estamos poniendo un granito de mostaza para lograr ver la paz que tanto anhelamos”. 

Los exhorto como cada semana a realizar su buena acción de la semana y decidir apoyar a esta valiosa institución. Por  tanto, pueden ponerse en contacto con ellos a través del correo electrónico [email protected], y también cuentan con un portal para donaciones en línea: http://seminariodeculiacan.org/donaciones/

Por hoy me despido muy complacida dándome por bien servida de antemano, al confiar en que muchos corazones de oro decidirán apoyar la causa del día de hoy.

Me voy deseándoles un fin de semana largo que les ayude a descansar, relajarse, pensar, compartir con la pareja, amigos, familia y sobre todo, a elaborar propuestas de cómo mejorar este mundo con el ferviente anhelo de que con la mayor celeridad posible sean llevadas a la praxis. 

Y  no podría olvidar mi acostumbrada frase. “¡Hasta siempre, me voy a ser feliz, haga usted lo propio!”.

Comentarios