Cómo manifestar deseos

Eli Martínez

¿Cuál es nuestro trabajo como seres humanos? Hacer visible lo invisible. Existen dos tipos de juegos en la vida, el interno y el externo. El juego externo es hacer cosas en el mundo de la materia, lo que vemos, la agenda, el plan de acción, los hábitos, las actitudes, cambiar el pensamiento, etc. En el fondo este se vincula con el mundo material y es el fácil.

El segundo juego es interno y este es el orden implicado, el cual, es el que esta creando el orden explicado. En el orden implicado se está cocinando todo. Todo lo manifestado proviene de este orden implicado. ¿Y si todo lo que yo me pudiera imaginar pudiera ser una realidad? Y si fuéramos capaces de hacer todo aquello que creíamos imposible? Tenemos que dejar de imaginarlo y necesitamos empezar a experimentarlo, a vivirlo. Necesitamos conectar con una parte nuestra donde nada es imposible.

Para ello, hablemos entonces de la Ley de la Asunción, la cual dice: “Si desde tu conciencia persistes en la emoción de la asunción del resultado, hasta que se convierta en dominante, el logro será seguro”.

Sé que eso ya existe, no lo veo, no lo toco, pero sé que eso que yo deseo ya existe a nivel sutil, en el orden implicado y, si lo hago así, se va a ver manifestado en el orden explicado. Por tanto, si en tu conciencia persistes en la emoción, en la sensación de que está hecho, con una plena confianza y certeza, se verá materializado en el juego externo.

“Convierte tu sueño futuro en hecho presente, asumiendo la sensación del deseo cumplido”. Neville Goddard

En pocas palabras, las emociones son las que crean nuestra realidad. ¿Se acuerdan de la Ley de la Atracción? ¿Aquella que dice que lo que tu piensas es lo que atraes? Veamos cuál es la diferencia entre ambas leyes:

·         La Ley de la Asunción: Pone énfasis en revelar tu identidad. En revelar quién eres. La gente no sabe quién es; si lo supiera, su vida sería otra. Cuando alguien entra en contacto con su verdadera identidad, manifiesta lo que es. Estamos hablando de nuestro Ser Superior.  Otra diferencia, es la emoción. Se trata de vivir desde la emoción del deseo cumplido aún cuando este deseo no se ha hecho realidad. Pone énfasis en manifestar.

·         La Ley de la Atracción: Pone énfasis en revelar el EGO… Quiero un coche nuevo a la puerta, quiero dinero, quiero amor. La gente se termina enfadando cuando sus deseos no se hacen realidad. Pone énfasis en el pensamiento. La puerta de entrada al inconsciente es la emoción, no es el pensamiento. Pone énfasis en atraer.

Vamos a asumir como cierto, como seguro el resultado, es SI o SI. Para esto necesitamos meter nuestros 5 sentidos en una caja fuerte, ya que muchas veces pueden ser contraproducentes para crear. Hay que pedirles que se callen para manifestar la realidad. Negar la evidencia de los sentidos. Estamos hipnotizados en lo que es, no en lo que puede llegar a ser. No hay que dejar que controlen la situación. Saber que hay otra realidad que se está manifestando.

Prescindir de las pruebas y desaprobar la realidad, porque quiero manifestar otra, es así de claro. Pasa olímpicamente de lo que es a lo que quieres manifestar. Da igual de lo que se trate. Deja de prestar atención a lo que es, para dar paso a lo que quieres que sea. Asume que lo que quieres ya existe ahora. Asume el resultado. Finge que tienes éxito, hasta que ya no tengas que fingir. Actúa como sí… La realidad se irá conformando para generar esa sensación de logro. No es lo que yo quiero, es lo que Yo Soy… Sé quien Soy y lo que estoy manifestando.  Por ejemplo: Alguien te dice, “Oye, ¡qué bonita chamarra! Y tú le contestas, “Y espérate, que me voy a comprar una mejor todavía…”; si te preguntan, ¿cómo estás? Puedes responder, “cada día mejor” y así con todo. La idea es que te vayas acostumbrando hasta sentirlo y creerlo.

Feliz semana

 

 

Comentarios