Clases antixenofobia para el gobernador

21/10/2018
03:28
-A +A

La problemática social de la migración de centroamericanos hacia el norte del continente ha mostrado no solo el tamaño de la crisis humanitaria y de derechos humanos que padecen miles de seres humanos en el siglo XXI, sino también que la xenofobia y el racismo están arraigados en políticos mexicanos que pareciera traen un “gen Trump”.

Las declaraciones —usted póngale el adjetivo que guste: irresponsables, desastrosas, preocupantes, irracionales, entre otros— del gobernador Francisco Domínguez el viernes 19 de octubre llevan a colocarlo en este grupo de políticos.

En las palabras expresadas ante reporteros, Domínguez evidenció que necesita unas clases antixenofobia y tal vez hasta de Historia, con mayúscula, para comprender el resultado de procesos socio-históricos que no han traído beneficios para la humanidad.

Vale la pena aclarar que, después, desde la cuenta oficial de Twitter del mandatario, él o su equipo de comunicación digital rectificaron y pidieron disculpas a un colega periodista de origen venezolano por sus declaraciones. Sin embargo, esto no amerita quitar el dedo del renglón por lo que dijo.

De la espontaneidad de sus palabras asoma la sinceridad de cómo posiblemente piensa, lo traicionó el inconsciente, en vez de la respuesta preparada y medida más acorde al Manual de Comunicación de Crisis o Comunicación Política. Después de la vapuleada y la ola de críticas que recibió el gobernador en redes socio-digitales por sus palabras, que lo convirtieron en nota periodística nacional.

Tanto él como los diputados locales del PAN, reitero como lo señalé desde diciembre de 2017, podrían tomar clases antixenofobia, de respeto a los Derechos Humanos (DH) o de Historia en la Universidad Autónoma de Querétaro. Las facultades de Filosofía (Licenciatura en Historia), Ciencias Políticas y Sociales (todos sus programas académicos) o de Derecho podrían ayudarles para que sean servidores públicos a la altura del siglo XXI, y no repetidores de discursos fascistas, racistas o que tienen un tufo a Donald Trump y su falta de respeto por la dignidad humana.

Además del desafío o reto que tienen políticos de país que están haciéndole el juego a Trump y los republicanos en Estados Unidos, los periodistas y los colegas de los medios de comunicación también tenemos nuestros propios retos y responsabilidades ante esta situación social y cultural que nos ha tocado presenciar. El periodismo es una profesión que entre sus principales objetivos debe privilegiar contar historias, mencionó José Antonio Gurrea Colín, director de esta casa editorial, en la presentación del libro Otredad, crónicas y reportajes periodísticos, el jueves 18 de octubre en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Además de buscar la investigación periodística con rigurosidad, seriedad y correcta técnica, otra faceta del Periodismo, que beneficia y agradecen las audiencias, es la de voltear la mirada al otro y relatar la historia. En este momento sería meritorio radiografiar historias de migrantes y ubicarlas en el contexto macrosocial de los estragos del neoliberalismo.

Durante el tiempo que estuvo en circulación, la revista emeequis fue un estandarte del periodismo que busca las historias y la narración. Hace falta que en el menú nacional de medios impresos abunden estos ejemplos, como el que comandaba Ignacio Rodríguez Reyna, en el que colaboraba, entre otros, Jacinto Rodríguez Munguía.

Recomendación de la semana

El periodista y coordinador de la cátedra “Miguel Ángel Granados Chapa” en la UAM-Cuajimalpa, Jacinto Rodríguez Munguía, presentará su más reciente libro La conspiración del 68. Los intelectuales y el poder: así se fraguó la matanza, el próximo miércoles 24 de octubre en el Auditorio de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

La cita es a la 1 p.m. Es parte de las actividades que ha organizado el Centro Universitario de Periodismo de Investigación (CUPI). Aikir para escuchar las historias y el periodismo que ha investigado el trasfondo del movimiento de 1968 y todo lo que el poder hizo en perjuicio de los estudiantes y la población.

Comentarios