14 / junio / 2021 | 17:14 hrs.

Cinco mensajes a papá

Rodrigo García Santana

#1

Hola papá, quizás se te haga raro que el día de hoy decida escribirte estas líneas pero es tanta mi necesidad de hacerlo ya que requiero de tu guía.

Papá, pasa el tiempo y me doy cuenta que todo lo vivido a tu lado tiene una razón y un motivo. Es más, ya comprendo las peleas que tenías con mamá y es verdad lo que decías sobre que era muy pequeño para comprenderlo. Justo ayer se lo repetía a mi hijo y ahora que soy adulto sé que tienes razón. ¿Sabes? Tengo algo de temor por mi latente divorcio. La verdad no sé en qué momento mi compañera de vida no quisiera compartir conmigo más. He hecho lo correcto: trabajar todo el día para mantener a mi familia, incluso los fines de semana le hecho ganas. Tú sabes acerca de los costos de la casa, la escuela, las salidas con la familia, pero lamentablemente se me reclama tiempo para ver a mis hijos y convivir con ellos. Tengo tres trabajos y no deseo dejarlos por la calidad de vida a la cual los tengo acostumbrados. Saludos Pa.

#2

Papá: ya no sé ni cómo dividirme, en verdad me siento entre la espada y la pared. Mi familia solo atina a realizar una cosa: juzgarme por mis actos, Las amigas de mi esposa, en vez de aconsejarla, le presumen que eso no pasa en su casa. La falta de sentido común lacera mis ganas de seguir adelante. De verdad ya no sé a quien deba darle gusto en esto. Cada día que pasa me estoy cansando más. Llego exhausto del trabajo y lo primero que recibo son reproches. Buenas noches, descansa, Pa.

#3

Ya no puedo más papá. El divorcio es inminente. Trato de seguir tus consejos: no peleas, no gritos, no faltas de respeto. Amo a mis hijos, quisiera poder ser el padre que tú fuiste conmigo pero hoy la sociedad está cegada por lo material, no le da el justo valor a lo que en verdad tiene. Mi esposa no solo amenazó con el divorcio si no también con no dejarme ver a mis hijos. Papá: ¿qué estoy haciendo mal? Disculpa la hora Pa, descansa, mañana será otro día.

#4

Hola Pa. Y me divorcie- Ella se llevó a mis hijos. Las leyes no me permitieron quedarme con ellos, como sabes la situación se empezó a complicar pero me siento un poco mejor, más tranquilo aunque sigo trabajando en mis tres empleos, cuando veo a mis hijos me siento muy feliz. Sé que no es lo que quisieras, pero trato de darles mejor calidad y calidez de vida, aunque debo confesarte, pienso en ellos día y noche. No aguanto las ganas de que sea fin de semana para verlos.

#5

Pa. ¿Qué crees? Mi hijo mayor decidió vivir conmigo. Me dijo que me ama y que desea pasar más tiempo con su padre. Por primera vez siento que no he fallado como tal. Papá muchas gracias por leerme o escucharme a pesar de que desde hace años que ya no estás conmigo pero me has acompañado siempre cuando intento hablar o escribirme contigo. Ayer recordaba la seguridad que me impregnas a pesar de que no estás aquí, eres para mí un gran ejemplo, papa: te amo.

Lo que antecede fueron breves mensajes de un hijo a un padre que ya falleció en busca de consejos cuando se presentan problemas en casa en su familia. Traté de imaginarlo y mostrarlo en un plano muy general para que puedan ustedes particularizarlo. Cada día vemos más divorcios y solo nos quedamos con el relato de las madres cuando los padres también sufren por ello.

Les pido por favor que si tienen a su padre a lado suyo lo abracen, aprovéchenlo mucho, pídanle consejos, escuchen sus historias, vívanlo, bésenlo, apapáchenlo tomen el consejo de alguien que como en los mensajes siempre habla con su padre, porque ya no puede hacerlo en vida.

Papá: te amo, gracias por ser un excelente padre. Te ama tu hijo Rodrigo. ¿Y tú? ¿Qué esperas para abrazar a tu padre? Reflexiona y actúa.

*Presidente de los Jóvenes de la CANACOPE-CANIRAC Querétaro.

Comentarios