Es tiempo de construir de hacer un lado nuestros temores, nuestros desaciertos, afrontarlos y dotarlos de fuerza para poder generar bases sólidas, para crear una estructura fuerte que se erija tan alto como nosotros deseemos que sea.

Cuando me refiero a construir hablo de darle el peso correcto a los cimientos del proyecto (cualquiera que sea),  y esos cimientos son los valores cuando los fortalecemos en su base construimos en pisos de verdad  firmes que nos ayudaran a que nunca caiga nuestro proyecto por fuertes que sean los vientos que los azoten.

El proyecto que podremos tener son varios desde el fomentos de los valores en nuestros hijos, como en nuestras relaciones con nuestros socios, en pareja, sin dejar de lado nuestro trabajo, los cimientos deben ser fuertes en nosotros aceptarlos para poder  fomentarlos en todos los ámbitos que queramos presentes y futuros.

El fomento de los valores en la educación de las niñas y niños en sus primeros años de vida, darán como fruto a mejores seres humanos del mañana, tenemos la responsabilidad de fomentarlos,  de darles lo cimientos correctos a nuestras niñas y niños de tutelar sus pasos sobre todo en la adolescencia,  es decir,  los valores de nuestros hijos llegaran a una etapa de en la que sin lugar a dudas no solo se pondrán a prueba si no que habrá lo que llamo una trans-valorización es decir los valores que les fomentemos en sus primeros año de vida se fusionaran con los de su actualidad en la adolescencia y emergerán nuevos valores, es ahí donde debemos de tutelarlos saber que entorno manejan, quienes son sus amigos, que hacen, empaparnos de su actuar diario sin meternos más de la cuenta para no vulnerar sus acciones pero si lo necesario para cuidar sus pasos en esta vida.

Debemos fortalecer los valores en todos los ámbitos a diario, es como una planta que hay que regar, son un musculo que debemos fortalecer, mucho abonaremos a nuestro País fomentando valores en nuestros hijos, amigos, compañeros de trabajo, si deseamos un mejor futuro para nuestros hijos o nietos debemos ayudar fomentando hombres y mujeres de bien, que sirvan al  País y no que se sirvan de él, que tengan acciones de apoyo para con los demás, siempre bajo el amparo de los valores.

Vivimos de prisa, sin darnos cuenta en la calidad de la educación de nuestros hijos, la educación de calidad no se da en las aulas más caras o donde imparten más de un idioma, o en escuelas de renombre,  no nos confundamos eso se llama tener mejores herramientas de educación lo que debemos hacer es compartir más tiempo con ellos, escucharlos, apoyarles darles tiempo, amor, calidad y calidez de vida y por cierto hablarles, enseñarles y demostrarles el valor de los valores.

 

 

 

¿Y  crees en los valores como cimientos del hombre del mañana?

Reflexiona y actúa.

Comentarios