Cierre de año

Oscar Peralta Casares

Estimados amigos, llegó diciembre y empiezan las actividades relacionadas con el cierre de año, me refiero desde luego a la intensa agenda social que la mayoría de las personas tiene rodeados de familiares y amigos, pero además, a todos los procesos de negocio que nos permitan tener información de calidad para poder hacer una correcta evaluación de los resultados del año que termina, pero también, aquella información que nos ayudará a prepararnos para un 2015 que será sin duda, un año de muchos retos económicos en nuestro país y en general en el mundo y sobre los cuales tenemos que tomar acción para blindar nuestros negocios.

Los indicadores de desempeño que se miden permanentemente en las empresas nos darán una visión de lo que debemos de mejorar, para esto, es desde luego muy importante alimentar nuestros sistemas de información con datos de calidad; un sistema que se alimenta de datos falsos, nos arrojará información falsa que puede convertirse en una trampa que nos orillará a tomar decisiones que seguramente serán equivocadas para el futuro de nuestra organización, de ahí la importancia de tener un sistema de información eficiente, concreto y claro.

Hemos hablado en otras ocasiones de que las empresas son organizaciones que funcionan bien cuando el engranaje que las compone funciona bien; por ello es importante que cualquier a que sea el método que utilicemos para hacer la evaluación de nuestra organización, considere los temas fundamentales que componen al ecosistema de nuestro negocio entre los que destaco en primer término al recurso humano.

Las empresas son personas y por ello es importante determinar si hemos cumplido con nuestra responsabilidad de darle al recurso humano una compensación adecuada y acorde al mercado, con seguridad social, con la correcta implementación de planes de capacitación que les permitan desarrollar bien su trabajo, pero además que tengan un crecimiento personal y profesional acorde a sus expectativas; por otro lado a nuestros proveedores, que son una parte fundamental de la cadena de valor, evaluar si estamos recibiendo la calidad y servicio que demandan nuestros procesos para poder llegar al mismo tiempo nosotros a nuestros clientes de manera adecuada.

Además, es imperante evaluar que nuestra relación con los proveedores sea sana en términos económicos, de relación y lenguaje profesional y desde luego de satisfacción; por supuesto debemos de evaluar cada uno de los departamentos relevantes de nuestra empresa, o en su caso, determinar si existe alguna actividad que no estamos llevando a cabo o requiere fortalecerse, abastecimientos, loistica, producción, finanzas, el área comercial, calidad, recursos humanos, etc.

Cada uno de ellos a través de sus propios indicadores podrán determinar si estamos en el camino correcto de alcanzar los objetivos que nos hemos planteado; finalmente y desde luego, hay que plantearnos cuál es nuestra posición en los mercados en que participamos y ante nuestros clientes; el objetivo de la organización es siempre darle una a nuestros clientes una gran experiencia con nuestra empresa. En la medida en que logremos permear a la organización sobre la importancia de nuestros clientes y que todos entendamos que ellos son el principio y destino final de nuestros negocios, entonces lograremos una cultura de servicio que en los tiempos actuales influye de manera notable en los resultados de los negocios, sea el que fuere.

Por esto estimados amigos, los invito a que hagan una evaluación de 360º en sus organizaciones y que cualquiera que sea el resultado de esta evaluación lo acepten con optimismo y sabiendo que esta es la base para una planeación estrategica exitosa para el siguiente periodo.

¡UBICATE! Lo que no se mide no se controla y lo que no se controla no se mejora. 

Comentarios