18 / junio / 2021 | 01:02 hrs.

Celos laborales

Rodrigo García Santana

Hablar del aspecto laboral en esta columna es una obligación. Si consideramos que el día tiene 24 horas y gran parte del tiempo la pasamos en el trabajo, podremos deducir que es nuestra segunda casa, así bien pues la interacción de los seres humanos se hace manifiesta en lo laboral, poniéndonos a prueba entre nosotros.

Lo ideal es trabajar en un ambiente sano, lleno de compañerismo, apoyándonos codo a codo para superar los retos profesionales y lograr los mejores resultados para quien, quincena a quincena, confía en tu trabajo y te otorga un salario.

Siempre he pensado que la relación diaria alimenta las amistades, pero en otros muchos casos las llega a complicar a tal grado que los celos profesionales y las envidias se apoderan de ciertas personas (compañeros de trabajo). Quizás de manera infundada se convierten, para ellos, en un deporte nacional el estar obstruyendo tu vida, mientras más rencor atesoren estas personas obscuras (así les llamamos en casa a las personas feas), más se quieren meter en tu vida a tal grado que ya no les interesa el molestarte directamente, sino que buscan generarte problemas en tu entorno social y familiar. Lo peor de todo es que estas acciones de la que hablamos lo hacen con cobardía, en el anonimato.

A continuación cinco puntos para prevenir los celos laborales.

Debemos ser cautelosos en la forma de relacionarnos con los compañeros de trabajo, analizar nuestra relación con ellos, teniendo cuidado de no lacerar su trabajo, sobre todo si somos nuevos tenemos que ser humildes, no creer que disminuyendo sus logros tendremos mayor aceptación, al contrario. No seas la principal causa que produzca un enemigo.

El respeto es básico en todas las relaciones humanas. En un puesto de trabajo encontraras personas con diversas personalidades, respétalas e iras descubriendo con quien puedes llevarte mejor, bromear, hablar de un tema en particular, películas, deportes, política y demás, si tú pierdes el respeto con ellos te harás más daño tú debido a que puedes generar lo que líneas arriba describimos.

Todos, absolutamente todos, tenemos problemas en nuestro trabajo. Si caes en uno de ellos responsabilízate de tus actos, acepta tu culpabilidad y hazle ver al otro la suya, pero con discreción, a nadie le gusta ser ventilado.

Muchas veces las personas actúan contra nosotros por celos infundados. Debemos identifícalos, hablar directamente con ellos, no actuar solamente por el impulso del coraje, reclamar algo que no existe y actuar contra ellos como si de verdad fuese cierto.

Recuerda que la parte más importante de esto está en la comunicación que generes con tus compañeros. La situación, si se detecta, no podemos dejar que avance. Si ya está avanzado debemos recurrir a un supervisor que pueda ayudarnos con el tema.

Espero estos puntos que anteceden puedan servir para prevenir los celos laborales que llevan a perder la calidez del trabajo convirtiendo en un suplicio el empleo mejor remunerado. Todos sabemos el rol que estamos jugando en nuestros trabajos, solo me queda recordarles que no vale la pena causar un pesar a los demás, recuerda que quien lo hace en grupo tiene amigos de mentiras y enemigos de verdad.

Y tú, ¿qué rol manejas en lo laboral? Reflexiona y actúa.

*Presidente de los Jóvenes de la CANACOPE-CANIRAC Querétaro.

Comentarios