Carlos Fernández contra ex socios y entra a Prisa

Mario Maldonado

Las vueltas que dan la vida y los negocios. Cuando Carlos Fernández salió de Grupo Modelo, en 2013, tras vender la cervecera a la multinacional Anheuser Busch InBev

Las vueltas que dan la vida y los negocios. CuandoCarlos Fernández salió de Grupo Modelo, en 2013, tras vender la cervecera a la multinacional Anheuser Busch InBev (ABI) decidió irse a vivir a España y trazar una nueva ruta en los negocios.

Su buena relación con la familia Botín, accionistas mayoritarios de Santander, le abrió las puertas en el influyente banco del cual actualmente controla 15.5 millones de acciones, con un valor aproximado de 70 millones de euros.

Con ello, el empresario mexicano es el segundo mayor accionista individual de Santander, sólo detrás de sus dos herederos: Javier Ana Botín. Hace un par de semanas fue ratificado como consejero de la institución, por lo que en cada decisión estratégica tiene derecho de voto.

La historia de Fernández en Santander viene a cuento porque en junio del año pasado el banco del cual es accionista compró en un euro al quebrado Banco Popular donde están invertidos sus ex socios en Modelo: María Asunción Aramburuzabala y Valentín Díez Morodo, además de otros empresarios mexicanos como Roberto HernándezAlfredo HarpFernando Chico Pardo y Eduardo Tricio, todos encabezados por Antonio del Valle.

Esta semana trascendió que Del Valle y el grupo de empresarios que le inyectaron 470 millones de euros al Banco Popular buscarán recuperar su dinero mediante una instancia internacional. Bloomberg publicó que subieron su demanda a un tribunal de Estados Unidos, al que le piden revisar la adquisición con la que Santander se hizo del atribulado banco asentado en Madrid.

Es la primera vez que Del Valle y el grupo de empresarios mexicanos se van contra Santander en su intento por revertir la decisión de un regulador europeo de forzar la venta de Popular a Santander y eliminar las tenencias de los inversionistas.

La demanda de los mexicanos se sustenta en la publicación de documentos por parte la Junta Única de Resolución, los cuales muestran que Popular todavía era solvente un día antes de que se declarara en quiebra tras una pérdida acumulada de 13 mil 600 millones de euros.

Fernández, por si fuera poco, está casado conLucrecia Aramburuzabala, hermana de Mariasun. Así, mientras el ex presidente de Grupo Modelo compra todo lo que puede en España con los cientos de millones de dólares que recibió de ABI, su esposa se adentra en el arte mediante la relación que tiene en el Museo del Prado de Madrid.

La pelea entre Santander y los inversionistas mexicanos toca también al banco Ve Por Más, de Antonio del Valle, puesto que la institución española es dueña de 24.99%.

Al parecer, Carlos Fernández, ex socio y amigo de la mayoría de los empresarios mexicanos involucrados con el Banco Popular, no ha podido hacer nada para evitar que la pugna con Santander se dirima en los tribunales internacionales, pues en su momento estuvo a favor de comprar, en un euro, el Banco Popular e inyectarle dinero para darle viabilidad.

Además de ser el segundo accionista más importante de Santander, Fernández también es el mayor inversionista de la inmobiliaria española Colonial, de la cual controla 13.8% de sus títulos, cuyo valor supera los 200 millones de euros.

Por si fuera poco, hace unos días se convirtió en uno de los principales accionistas del grupo de medios Prisa, tras hacerse de 22.4 millones de títulos equivalentes a 4% del capital y valorados en 42 millones de euros.

Esta jugada también tiene que ver con Santander, pues tras la salida de Juan Luis Cebrián a finales del año pasado, la estructura accionaria del grupo propiedad de El País podría cambiar radicalmente.

Actualmente, el fondo inglés Amber Capital posee 23.4% de Prisa, pero Santander podría conseguir ser el segundo mayor inversionista con cerca de 22% de capital si agrupa a sus accionistas afines, como Carlos Fernández.

Carlos Fernández, Antonio del Valle y Carlos Slim (en La Caixa) no son los únicos inversionistas mexicanos en la banca española. Otro jugador con gran participación es el regiomontano David Martínez, quien posee 4.94% del banco catalán Sabadell. La posición del también dueño de Fintech Investments está valuada en 100 millones de euros y lo ubicaba, hasta hace poco, como su principal inversionista individual. Ahora Black-Rock es el accionista mayoritario, con un porcentaje de 5%.

Sabadell, más inversión . Y hablando de Sabadell, hace unos días me reuní con Francesc Noguera, su director general en México. Siguen con su expansión en el país, pisando fuerte en el tema digital.

Sabadell proyecta para el periodo 2018-2020 una inversión por mil 170 millones de pesos, la cual se sumará a la ejercida desde que llegaron al país, por un total de 2 mil 150 millones de pesos.

Actualmente, su cartera de crédito (incluyendo el banco y la Sofom) es de 54 mil 615 millones de pesos.

Comentarios