02 / agosto / 2021 | 07:28 hrs.

Carencias en salud a cambio de TV’s

Filiberto López Díaz

El fin de semana pasado por varios medios nos enteramos de la falta de insumos en algunas clínicas u hospitales del IMSS; malas noticias que se empeoran con el movimiento laboral en el que se reflejan inconformidades de enfermeras (os) de dicho Instituto y en general del sector salud en nuestro país.

“Una botella de refresco, todavía con etiqueta, sustituye el envase de oxígeno de una paciente internada en la Clínica 25 del IMSS, en Iztapalapa. La carencia de insumos es tan habitual que, incluso, en el Hospital General Regional 2 del mismo Instituto, ya colocaron un pizarrón en donde registran el material faltante. El 13 de enero necesitaban vendas, antibióticos y jeringas. ` ¿Qué hace una enfermera de ortopedia y traumatología sin algo tan básico como vendas?”, reprochó una trabajadora del nosocomio.

En contraposición a esta indignante noticia, el 14 de los que cursan leímos: “El Presidente Enrique Peña Nieto ratificó que este año se entregarán más de 10 millones de televisiones digitales en diversas partes del territorio nacional, para cumplir con la meta del apagón analógico”, y acompañan a la nota una gran cantidad de personas de escasos recursos en áreas paupérrimamente pobladas, cargando su televisor.

Desde el 20 de noviembre del 2014, leímos, vimos y escuchamos, “la ciudadanía queretana es políticamente madura, aseguró la consejera del Instituto Electoral del Estado de Querétaro, Yolanda Elías Calles Cantú”; electores no se confundirán con la entrega de televisores digitales.

Indagando el menor precio de una televisión digital, encontramos que asciende a $989.00 y la más cara $12, 300.00. Suponiendo que el gobierno federal y en plena época preelectoral, haya regalado “100 millones de Tvs” de las más baratas (situación que no fue así por el tamaño de las que se observan en la fotografías citadas, nos da un “gasto social” de NOVENTA Y OCHO MIL NOVECIENTOS MILLONES DE PESOS; sí, leyó usted bien y ahora va de nuevo la cifra: $98, 900, 000,000.00.

Parte de las erogaciones públicas destinadas al financiamiento de servicios sociales básicos, según la clasificación propuesta por la Organización de las Naciones Unidas, son los gastos en educación, salud, seguridad social, vivienda, deportes y otros de características similares, definición y objetivos que no se acercan al tremendo gasto realizado por el gobierno federal y algunos estatales.

La pregunta está a flor de labios: ¿cuántos insumos para el sector salud, construcción de escuelas y hospitales se pueden consumar con la cifra aludida? Si usted se da cuenta de que toda esa maravillosa “ayuda” gubernamental es un problema que se opone al futuro de la democracia en nuestro país, usted debería hacer bien desde el inicio, lo que le corresponde dentro de su ámbito social; pero si usted cree que los políticos piden más poder para que su grupo continúe quitando las libertades y el dinero de los demás para beneficiarle a usted o a los “pobres”, entonces probablemente usted no hará caso a lo anterior, pero... ¡Que Dios lo ayude a usted y su familia cuando le… “cierren la llave!”

Desde luego, [email protected] [email protected], usted tiene una mejor opinión.

Comentarios