Calendario electoral a la vista

José Alfredo Botello Montes

De manera formal, en la primera semana del mes de octubre iniciará el proceso electoral mediante el cual deberemos renovar el próximo 7 de junio el Poder Ejecutivo y Legislativo, ayuntamientos y Cámara de Diputados Federal, para ello previamente el Instituto Nacional Electoral deberá nombrar a los Consejeros del Instituto Electoral del estado de Querétaro y a los magistrados integrantes del Tribunal Estatal Electoral.

Sin embargo, de acuerdo a las “prácticas” del viejo y renovado sistema priísta, en la segunda alternancia en el estado, el “reloj político” ha comenzado a funcionar con el quinto informe de gobierno del estado, el correspondiente de la Legislatura, Poder Judicial y el segundo de los ediles, por lo que se ha llegado el momento en el que los partidos políticos y quienes pretenden ser sus candidatos con su actuar concreten cuáles son sus propuestas.

El gobernante en turno, José Eduardo Calzada Rovirosa, goza de buena calificación por las casas encuestadoras que llegan a 80 por ciento —como en su momento la tuvo su antecesor Francisco Garrido Patrón, con calificación superior a 80 por ciento—, pero como ha quedado demostrado no necesariamente la buena calificación de uno y otro da por descontado que el sucesor sea de su mismo signo partidista.

Ahí está incluso el 2007 en el que el gobernante Enrique Burgos García gozaba de muy buena reputación, pero no le sucedió un gobernante emanado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y la referencia reciente de una sucesión del mismo signo partidista es la que tuvo el panista Ignacio Loyola Vera.

Los nombres de mujeres y hombres comienzan a sonar, incluso nuevas expresiones políticas nacionales han emergido y el principal protagonista, el ciudadano, tendrá la posibilidad de presentar de manera directa alguna o algunas propuestas de candidatos. Sin pasar en cuenta la posibilidad de inclusión de un noveno partido en el ámbito local, que está a expensas que le concedan registro.

Por lo que se ve a las condiciones que guarda la administración estatal, ya las distintas fuerzas políticas han expresado sus posicionamientos. Por lo que respecta al gobierno estatal se realizará de la manera más puntual con la glosa en la segunda quincena del mes que inicia en esta semana.

Las tareas gubernamentales seguirán hasta el último día de su mandato, porque en materia de seguridad, salud, educación o algunas acciones asistenciales, no paran ni un momento porque son tareas necesarias para seguir manteniendo un estado en orden, paz y tranquilidad, para lo cual hasta el último día de su administración tendrá —como panistas— nuestra decidida participación, máxime que como lo he dicho y lo seguiré haciendo, nosotros queremos regresar a gobernar en un estado con esos atributos.

El Ejecutivo del estado ha ofrecido actitud de “equidad” de cara a los comicios que se avecinan, sin embargo, aún cuando en la realidad se llegue a los hechos a su aplicación, no es suficiente. Se requiere que, aún en el último tramo de su gobierno, haga realidad el compromiso asumido desde su toma de protesta, para hacer un gobierno “sin colores” obviamente sin colores partidistas, pero fundamentalmente sin un monocronismo color “rojo”, con ausencia total de color partidista.

Se requiere además la no injerencia en el proceso electoral y que se respete a cabalidad la voluntad popular, porque eso es precisamente lo que espera el ciudadano de sus gobernantes. Además lo que hoy pedimos, lo podemos hacer, ya que siendo gobierno no cedimos en la tentación de influenciar con nuestras decisiones de gobierno en un proceso electoral que debe ser de los ciudadanos y a favor de los ciudadanos.

Diputado Federal y Consejero Nacional del PAN.

Comentarios