Borrachazo

Andaba Lupe García

unos alcoholes echando,

y muchas ganas tenía

como de andarla regando.

 

Cuentan las lenguas malas

que andaba retegirito.

Que no fue cuestión de balas

más sí pues de echar un grito.

 

Tal cual pleito de cantina

Lupe García valiente

estaba envuelto en “muina”

y de pleito muy caliente.

 

Y se armaron los trompones

y en ridículo quedó.

Se desataron pasiones

y nomás mucho se quemó.

 

Ah que los diputados

como este Lupe García.

Por eso están más quemados...

y van perdiendo valía.

 

Periodista

Comentarios