Bienvenidos a bordo | Querétaro

Bienvenidos a bordo

Natividad Sánchez

“Queridos pasajeros, les habla su capitán para informarles que del total de la población de este crucero el 2.5% ha dado  positivo a Covid-19. No hay de qué preocuparse, se encuentran aislados en el área médica del barco, piso número 2.  Les recordamos el uso de mascarillas en todo momento, salvo que se encuentren comiendo o tomando alguna bebida. Es importante lavarse las manos constantemente y hacer uso de gel antibacterial. Les insistimos que en caso de no sentirse bien, no salgan de su camarote y llame al número 1200 para ser atendido.” 

En esta ocasión les escribo a bordo del Symphony Of the Seas,  actualmente el barco más grande del mundo perteneciente a la compañía naviera Royal Caribbean International, esperando sinceramente que hayan pasado las mejores fiestas. Les cuento la experiencia con los protocolos, las nuevas reglas, los costos, además de las buenas y malas nuevas a bordo. 

Llegamos a Miami para embarcar, así que lo primero es pasar los primeros filtros para subir al avión, tener listos los documentos, pasaporte, visa, cartilla de vacunación, prueba de antígenos negativa en mano y el cuestionario de salud para pasar a las bandas de seguridad en el aeropuerto. Luego de ello, los protocolos de la naviera, y aquí viene lo bueno, en México no tenemos vacunas y en Estados Unidos no tienen suficientes pruebas, además de que son sumamente caras a comparación de las que realizan en nuestro amado país. En  Querétaro una prueba de antígenos tiene un costo de 260 pesos en las clínicas de Salud Digna, mientras que en este otro lado del mundo rondan desde 79 dólares  (1,590 pesos), hasta 179 dólares (3,589 pesos) dependiendo donde te la realicen. Se preguntarán por las pruebas gratuitas tan afamadas en las noticias. Pues resulta que para encontrar una prueba gratuita debes formarte de madrugada para “ver si te toca”, pues para “ser acreedor” de las pruebas gratuitas en las farmacias nunca hay cita, y las caseras están agotadas. La apuración de la mayoría de los que habitan tierras estadounidenses, es que a muchos les exigen un comprobante “en papel”, con resultado negativo por supuesto, para poder continuar laborando, pero no quieren ni pueden estar pagando las cantidades de dinero antes mencionadas cada semana, y por si fuera poco, tampoco pueden darse el lujo de faltar para hacerse una prueba en los centros gratuitos, pues no hay certeza de que van a alcanzar turno, y pierden un día completo que, desde luego, se descuenta de su pago. 

Pues,  bueno, para no hacerles el cuento largo, para subir al barco debes contar con una prueba negativa, así que si no alcanzaste lugar o no te la hiciste en México, tienes que pagar la “módica cantidad” de 100 dólares (cerca de 2 mil pesos). Lo que muchos aquí no sabíamos, es que sí pueden subir personas “no vacunadas” a los cruceros, las malas nuevas (para los referidos) es que casi el total de los lugares y actividades a bordo son solo para vacunados. 

*Periodista y conductora
Premio Nacional de Locución otorgado por la ANLM
Twitter @NatividadSanche
Facebook.com/NatividadSánchezB

Comentarios