Bella Ciao, Ciao, Ciao!

08/08/2019
09:38
-A +A

El mejor ladrón de cualquier cosa puede ser
su más hábil ladrón”
Platón.

 

Llevaban uniformes perfectos, iguales a los de los custodios de valores, iban armados, con chalecos antibalas y transportados en su propio vehículo clonado de la empresa Tecnoval. Arribaron al Bancomer de Corregidora, en el Centro de la Ciudad de México, y mostraron un oficio apócrifo en donde se validaron como los encargados de transportar 10 mdp, bueno, poquito menos, $9,900,000 que les entregaron por las buenas, sin un solo disparo y luego se escaparon, calmos y millonarios.

Eso fue en el 2014, hace casi cinco años, hoy no hay un solo detenido ni un peso recuperado, lograron, eso sí, identificar los antecedentes penales de uno de los cuatro ladrones… y ya.

El mismo modus operandi se ha repetido en otras ocasiones, por ejemplo en 2016 le pasó al Sam’s Club de San Jerónimo, hurtaron poco más de 3 mdp con el mismo resultado: impunidad garantizada.

Sin embargo, la “elegancia” de los ladrones custodios contrasta con el método usado por el comando armado que hace unos meses, en abril, logró, en poco más de tres minutos, ingresar al Aeropuerto de Guanajuato y llevarse 20 mdp de una camioneta de valores que tenía el objetivo de depositar el dinero en un avión con destino a la Ciudad de México.

Tampoco comparten el método del engaño al sistema los tres tipos que el martes saquearon una tienda de la La Casa de Moneda con el mayor botín de los últimos tiempos: 55 mdp en centenarios y relojes conmemorativos.

Decir centenarios es un eufemismo a decir lo que realmente han robado: oro, un material maleable que, muy probablemente, hoy se encuentre en otro estado distinto al de los centenarios y con algún comprador o compradores garantizados en el mercado negro, ¿no pagaría un traficante, por decir algo, 30 mdp por 50 mdp de oro?

Evidentemente, hubo una complicidad de los empleados de la tienda o de alguien que conocía bien el sistema; es demasiada coincidencia eso de llegar en el momento preciso en que algunos miembros del personal salieron a desayunar y harta suerte que, en ese mismo instante, la bóveda se encontrara abierta.

Ojalá me equivoque, pero dudo mucho que los ladrones sean aprehendidos, tal vez, echándole ganas, logren vincular a proceso a algunos empleados sospechosos de complicidad pero de ahí a lograr una sentencia condenatoria… ¡ufff!,

Como una nación que considera un éxito desmembrar una banda de carteristas, claramente vamos de pérdidas contra robos elaborados a estos niveles.

Y sí, ahí tenemos otra ventana de oportunidad para las mafias: los hurtos de alto nivel.

Al menos, podrá ser inspiración para unas buena series de Netflix, ¿que más nos queda?

De Colofón

 

Un gran economista y banquero en México luchó con gran entereza contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica, apostó al desarrollo y a tirar pa’rriba. Descanse en paz Manuel Medina Mora… MMMMM.

 

Tengo el privilegio de ejercer el oficio más bello del mundo. Nací en 1983 en la Ciudad de México, desde que recuerdo he sido un apasionado de perseguir y contar historias, hoy tengo el gran honor de poder acompañar por las mañanas a nuestro auditorio en la Primera Emisión de Noticias MVS.

Comentarios