Bajo reserva

Trabas en labor policial

Históricamente, el oficial de policía siempre ha tenido que lidiar con varios inconvenientes dentro de su labor diaria. Nos referimos a aquellos buenos policías que enaltecen a la institución y se vuelven dignos de confianza ante los ojos de los ciudadanos. Basta citar el ejemplo en la policía del municipio de Querétaro, en donde, derivado de los rondines por diferentes colonias de la ciudad, se atienden reportes de gente cometiendo ilícitos pero que al llegar al lugar de los hechos, a los infractores, en su mayoría jóvenes, se les hace muy fácil meterse a su casa y en muchas ocasiones, al amparo de sus padres, se convierten en “blancas palomitas” que nunca han hecho nada. Sin duda, es una cuestión que es frecuente y desgasta. Se vuelve una cuestión preocupante en donde los papás, forman parte del problema y no parte de la solución en los índices delictivos.

 

Trabajo de escritorio

Además de la limitante que se tiene para proceder sobre los ciudadanos que transgreden la ley cuando un policía preventivo logra detener a un delincuente y lo remite a la agencia del Ministerio Público, nos dicen que tienen que pasar hasta ocho horas en la espera y posterior toma de la declaración de los hechos. Esto genera, comentan, que en muchas ocasiones, su estancia en la agencia del Ministerio Público se prolongue hasta llegar a su día de descanso. Es ahí donde, coinciden muchos oficiales, se merma el ánimo. Ahora que el procurador Alejandro Echeverría ha girado la instrucción de realizar ajustes en el tema de los agentes de los ministerios públicos, existe la esperanza de que pueda ser más eficiente la atención debida.

 

Va por el ciudadano y no por agrupaciones

El presidente municipal de Corregidora, Mauricio Kuri, nos comentaron, dejó más que claro que no dará privilegios en ningún rubro, incluido en cuestión de escrituras a la organización Antorcha Campesina, quien ha solicitado paquetes de escrituras para la zona de La Negreta. Dicen que fue muy tajante, pues afirmó que para él y su administración, Antorcha Campesina es una agrupación que merece el respeto, pero que no se tiene por qué privilegiar a una asociación, y afirmó, va a ir directamente con el ciudadano que fue el que votó por él.

 

Un manotazo más de color azul

La mayoría blanquizul en la 58 Legislatura volvió a meter el manotazo en las designaciones. Y es que dicen que aparte de llevarse a su fracción las comisiones estratégicas en el Congreso, también logró colocar al frente de la coordinación de Comunicación Social a Francisco Macías Casanova. El antecedente más fresco que se tiene de su experiencia profesional fue como responsable de prensa en el municipio de corregidora la administración anterior con el ahora legislador local Antonio Zapata. Ahora ya sabemos de dónde vino el impulso para llegar a un puesto por demás complicado en donde lo más difícil, dicen, es lidiar con 25 jefes.

Comentarios