Ayudando a los hijos a destacar

José Manuel Presno Ozaeta

Escuchaba una conversación entre papás, quienes comentaban lo difícil que es guiar y apoyar a los hijos respecto de su futura actividad profesional. Sobre todo cuando esta suena muy competida, común o futurista. Cualquiera de los tres escenarios, seguramente nos enfrenta a paradigmas como los siguientes: “¿Futbolista?, muy pocos llegan a la cima”, “¿arquitecto?, ¿sabes cuántos están sin trabajo en las calles?”, “¿cómo dices que se llama esa carrera? ¡Pon los pies sobre la tierra! ¿Alguna empresa verdaderamente los necesita?”.

La realidad es que somos millones de seres humanos buscando una vida lo más cómoda posible mientras la necesidad de ser felices dentro de nuestra área laboral crece. Las estadísticas son claras, y prácticamente todas las profesiones se comportan con la típica campana de Gauss, donde unos pocos triunfan descomunalmente, algunos son malísimos desempeñando su actividad y la gran mayoría se queda en la media, donde encontramos quienes apenas sobreviven ejerciendo, hasta los que se consideran buenos pero que, al final, no escriben historias destacadas de su gremio.

Te presento algunas reflexiones que te pueden ayudar a destacar sin importar el área de interés que selecciones.

•          Rebasa tus límites. Al sentirte bueno o atraído por una actividad, sueles prestar mayor atención al tema. Cuando esto sucede, es importante salgas de tu área de confort y potencies al máximo aquellos dones o interés sobresaliente. La idea es presionarte para ir más allá de donde sabes puedes llegar.

•          Rompe paradigmas. La mayoría de las personas siguen las reglas y costumbres de su profesión, esto por el solo hecho de responderse: “así se hacen las cosas aquí”. Al seguir este patrón, toman el camino que otros han trazado, siendo ordinarios y repetitivos, seguros pero sin riesgos. Para diferenciarnos, debemos abrir brechas donde no las hay aún, pensar fuera de la caja, visualizar nuevas formas de resolver problemas, analizar y ver las circunstancias desde donde nadie más las ha visto.

•          Practica y sorpréndete a ti mismo. Dicen que la práctica hace al maestro. Clave del éxito siempre ha sido la disciplina y la constancia. Conviértete en tu fan #1. El primero en estar convencido y enamorado del resultado de tu esfuerzo debes ser tú mismo.

•          Prepárate constantemente. Aquel que se considera producto terminado, inicia a cavar su tumba. La vida se conforma de experiencias y siempre hay nuevos escenarios, teorías o especialistas de quienes aprender. Nunca pierdas la humildad y el enfoque de reconocerte como eterno aprendiz.

•          Dedica tiempo a crear. Si bien es bueno tener el conocimiento, este no sirve si no lo llevamos a la acción. Escuchaba de una excelente ponencia, “Actuar es Ser, y la Acción produce el Cambio”. Si quieres innovar, lleva la teoría a la práctica, sin ella, solo contaríamos con buenas ideas.

•          Disfruta lo que haces. Gozar y divertirse mientras hacemos nuestro quehacer diario, nos lleva al momento hipotético que reza “lo haría aunque no me pagaran”. La clave es descubrir y ejercer nuestra pasión.

Sé que suena difícil, pero al tratarse de la futura profesión de los hijos lo mejor que uno puede hacer es guiarlos para que conozcan lo mejor posible la realidad y las áreas de acción de la carrera seleccionada, brindarles las herramientas posibles de acuerdo a nuestras posibilidades y apoyarlos y motivarlos moralmente. Ellos tendrán el reto de salir adelante y hacer su trabajo lo más impecable posible para destacar en aquello a lo que decidan dedicarse.

Comentarios