Así se vive la Pere de Querétaro al Tepeyac

Miguel Servín

Despierta hermano es lo primero en el día lo que escuchan los peregrinos que han pernoctado en San Juan del Río, pronto a listarse y empezar a buscar a su grupo para que muy temprano se vea la fila de la romería con destino al Tepeyac. Se ve algunos hermanos que arropados por una cobija de lana van uniéndose a la fila, sabiendo que a los pocos pasos desearan deshacerse de ella, no saben que hacer, pero así es el principio del día.

Pronto dejaran tierras Queretanas y pronto se adentraran a territorio del Estado de México, se siente un ambiente de cordialidad, hay respeto entre los caminantes y se inicia las oraciones con un rosario, después unos cantos marianos para alegrar la caminata. Si hace presencia la lluvia es muy sencillo se pone uno el impermeable y la hermandad se ve aquí cuando algún hermano peregrino no trae con que cubrirse y el de a lado le comparte su impermeable para cubrir el agua, agua que siempre refresca.

No falta la Santa Misa, a la que asisten con singular alegría la mayoría de los romeros. Habrá que recordar que esta ceremonia religiosa es en la que se celebra el sacramento de la eucaristía y se hace el memorial de la muerte y la resurrección de Jesús, aquí se leen las lecturas bíblicas que se han designado para ese día y el celebrantes que es un Obispo o Sacerdote da la homilía. Misma que debe ser breve y de acurdo a lo que se leyó en el evangelio y posteriormente se realiza la consagración del pan y del vino y se reparte la comunión. Es importantísimo tener en mente que la Santa Eucaristía fue instituida por Nuestro Señor Jesucristo en la última cena con los apóstoles

Terminando la misa, se prestan a descansar los hermanos peregrinos, cualquier sombra es buena para hacerlo, e incluso la sombra que dan los vehículos es tan aprovechada que no queda lugar sin ocupar. Hay muchas personas que acompañan a la peregrinación y van ayudando a los hermanos peregrinos con menos recursos económicos, ya que les obsequian comida y agua para mitigar el hambre y sed. También hay que hacer un reconocimiento especial a los elementos paramédicos que acompañan en todo momento a la pere, y que atienden padecimiento comunes como las ampollas que hacen aparición, diarreas, las molestas rosaduras, desmayos, hasta los accidentes que se han presentado.

Creo que es momento para recordar a los Peregrinos y Peregrinas que en este trayecto han perdido la vida, me refiero a que algunos años son marcados por los decesos de algún miembro de la peregrinación, afortunadamente no todos lo años sucede, pero, hay años que quedan marcados por estos terribles sucesos.

La peregrinación sigue y se va incrementado año con año, dice nuestro Obispo Don Faustino que es por bendición de Dios, idea que comparto con nuestro querido Monseñor Faustino. Ya que la espiritualidad del Mexicano es tan fuerte que se ve materializada en estos eventos donde miles de personas se juntan para alabar a Dios y venerar a la Santísima Virgen de Guadalupe, la Reina de los Mexicanos.

Al caminar por la carretera México Querétaro se siente el viento que arrojan los vehículos que circulan, en ocasiones parece como si fuera un ventarrón el que nos quisiera arrojar, pero es solo algún despistado que conduce su vehículo con poca precaución. Lo que no inquieta para nada a los caminantes y que en ocasiones uno con somnolencia camina como si fuera dormido, esto es muy común sobretodo en la mañana o después de haber comido.

Así andando se llega a Polotitlan, destino que a dejado la fila de las peregrinas y lugar donde pernoctaran los peregrinos. La tarea de la mayoría es buscar un lugar donde dormir y pasar la noche, otros mas ya han reservado en hoteles o quizá se hospedaran en casa de un familiar o amigo, otros pocos regresan a Querétaro para el día siguiente incorporándose tempranito. 

Comentarios