Aseguradoras apuestan a la prevención

Arturo Maximiliano García

La cultura de los seguros es una que con lentitud ha logrado permear entre la población mexicana en general pero que parece estar siendo un tema cada vez más presente en las nuevas generaciones, desde los seguros de retiro, escolares, gastos médicos y otros.

El marco legal de los seguros también empieza a moldear a nuestra sociedad haciendo de estos un tema de política pública. Un ejemplo de esto es la reciente obligación que por ley tienen los vehículos que circulen en carreteras y puentes federales de contar con un seguro de daños y que de no tenerlo da lugar a una multa. Estos seguros que amparan daños contra terceros son obligatorios también en varios Estados del país donde para circular tu coche en vialidades estatales y municipales debes de contar con una póliza que ampare precisamente este tipo de incidentes.

En este mismo sentido recientemente fue reformada la Ley de Instituciones de Seguros y Fianzas generando la alternativa a las aseguradoras para que puedan ofrecer medicina preventiva como parte de su cobertura.  Se trata principalmente de estudios, revisiones generales conocidas como check ups y consultas médicas. 

Es sin duda una política que podríamos clasificar como de ganar ganar ya que por un lado reduce a la aseguradora el riesgo del evento detonador del pago del seguro mientras que al asegurado le da una oportunidad de atenderse y diagnosticarse preventivamente para evitar enfermedades que al margen que esté asegurado le traiga males a su salud y que puedan derivar en su muerte

Otra bondad que tiene esta nueva posibilidad es que ayude a que valoremos más lo preventivo que lo reactivo.  Normalmente acudimos a ciertos profesionistas cuando tenemos un problema pero difícilmente cuando queremos evitar que se presente el mismo.  Caso muy común es en la contratación de un abogado, contador y por supuesto en los temas de la salud donde el grueso de los pacientes van al doctor con una enfermedad existente.

Aquí algunos datos adicionales de este tan interesante tema:

  • ¿Es obligatorio?  No, en realidad no lo es, simplemente se estableció en el texto de la ley de seguros. Sin embargo como lo mencionamos anteriormente puede ser bueno no sólo para el cliente sino para la aseguradora. Eso si, como consumidores nos puede dar un elemento para quedarnos con nuestra aseguradora o cambiar a otra dependiendo lo que nos ofrezca en este sentido.
  • ¿Disminuye el pago de mi seguro? En principio poco o nada se ha comentado al respecto. Lo que esta claro es que puede disminuir los costos de las aseguradoras, ya que entre menos requieran de sus servicios menor será el desembolso que deban hacer para pagar tratamientos.  Sin embargo creo que debería también tener como incentivo la disminución de la prima de pago para los clientes, toda vez que es más fácil medir el riesgo si cuentas con estudios y chequeos preventivos.
  • El estilo de vida cuenta.  En realidad nadie en su sano juicio quiere usar los seguros, ya que normalmente los detona un evento que por naturaleza evitamos, ya se trate de un choque, una enfermedad o incluso de la muerte. Hoy la reforma a la Ley de Seguros claramente busca generar esquemas entre aseguradoras y sus clientes para promover la prevención, sin embargo siempre es importante tomar en cuenta que además de una consulta médica o un estudio, el estilo de vida sano es fundamental para evitar los gastos médicos que, aún asegurado, son cubiertos en un porcentaje por cuenta del asegurado.
  • ¿Cómo se si cuento con este beneficio?  Lo primero que vale la pena hacer es preguntar a tu agente de seguros si tu póliza cubre estos elementos preventivos o si  lo hará en el futuro. Quizá la nueva disposición haga que más aseguradoras entren en este esquema, aunque también debes saber que probablemente se haga algún cargo adicional por este beneficio. 

Una vez más reitero que está claro que la cultura de los seguros a veces es más que sólo una cultura y entramos en el tema económico. No siempre es de querer sino también de poder. Claramente no todos los mexicanos tienen la posibilidad económica de contratar un seguro y mucho menos de asistir preventivamente al médico.  Para quienes pueden reitero mi recomendación hacia la cultura de los seguros y si ya lo tienes averigua como te puede beneficiar esta nueva disposición jurídica.

Comentarios