Apostillas sobre impuestos y otros

Jorge Herrera Solorio

1. Reducción de las gasolinas. Sorprendentemente los consumidores de combustibles se encontraron con la novedad de que las gasolinas (Magna, Premium y Diesel) descendieron alrededor de 45 centavos el primero de enero. Una mínima pero grata sorpresa en este año que se anuncia conflictivo y con varios problemas irresueltos a nivel mundial, nuevas crisis de geopolítica en Medio Oriente, devastadoras lluvias en Sudamérica, inclemente frío en el norte, etc.

La reducción indicada constituye, al menos, un aliciente en este inicio de año en que los ciudadanos nos preparamos, después de las fiestas decembrinas, para pagar impuestos prediales, derechos de control vehicular y para las personas morales el pago del impuesto sobre la renta, antes del 30 marzo, y para las físicas también a más tardar el 30 de abril, respectivamente, del año que corre, como ocurre en todos estos periodos.

2. Incremento de prediales. También con sorpresa han circulado en las redes sociales comentarios sobre los incrementos en los impuestos prediales del municipio de Querétaro; se hace alusión a incrementos superiores al 100% y en otros a incrementos del 5 al 10%. Lo cierto es que la ley concede diversos medios de defensa frente a los incrementos de impuestos cuando se consideran desproporcionados e inequitativos, y que los ciudadanos pueden usar si sus derechos son conculcados, incluido el juicio de amparo. No debemos olvidar, como mexicanos, que es obligación de todos contribuir al pago de los gastos públicos de la Federación, estados y municipios, conforme al Artículo 31 en su fracción IV. Como todos los años, habrá inconformidades, pero mayoritariamente los ciudadanos pagarán los impuestos prediales oportunamente.

Pese a lo anterior, es conveniente precisar que en años anteriores había importantes descuentos por pago oportuno en enero: se concedía un 20% de descuento y en febrero un 12%, lo que en este año cambió: sólo aplica el 12% para pago en enero. Se reducen los beneficios a los ciudadanos por pronto pago.

3. Integración de la Salas del Tribunal Superior de Justicia. Como dice el dicho coloquial, no hay plazo que no se venza ni término que no se cumpla. Ayer inició un Tribunal Superior de Justicia casi totalmente renovado con el ingreso de seis nuevos magistrados, electos por un plazo de tres años y con probable reelección por nueve más para cumplir con un límite máximo de doce años en función.

En el Tribunal hay una sola magistrada (Celia Maya) a quien le es aplicable la antigua normatividad, en el sentido de haber sido electa de manera indefinida; sin un plazo fijo (12 años) y puede quedarse en función hasta que ella lo decida, de manera inamovible y sin límite de edad (70 años) conforme lo establece el Artículo 27 constitucional local.

Para los abogados y el personal interno del Poder Judicial se observa que en la nueva integración de las salas no se respetó la especialidad de los nuevos magistrados designados, en la Primera Sala Penal se integró al magistrado Alfonso Jiménez Campos, cuando sabemos que su especialidad es la materia civil; en la Segunda Sala Penal se integró a Greco Rosas Méndez, desconociéndose si él ha conocido la materia penal; Cecilia Pérez Zepeda va a la Primera Sala Civil, desconociendo si también es especialista en esa materia; y en la Segunda Sala Civil quedó Juan Ricardo Ramírez Luna, quien de manera natural conoce la materia pues ha sido abogado litigante en materia civil muchos años. Las magistradas Mariela Ponce de Granados y Lourdes Obregón Bracho quedaron en salas de su especialidad, la materia penal.

Esperemos que con esta nueva integración de las salas se siga con el trabajo judicial y no se afecte la continuación de los procesos de segunda instancia, salvo para notificar la integración de las nuevas salas, en los términos de ley, ya que lo único que interesa a los justiciables es que sus asuntos se resuelvan de manera pronta, expedita y con calidad.

Apostilla: Juzga al árbol por sus frutos, no por sus hojas. Fedro, poeta.

Abogado y profesor en la Facultad de Derecho de la UAQ

Comentarios