Animales asombrosos

Ana Rincón Gallardo

Amanece el año 2016, las decoraciones navideñas se guardan en sus cajas, los niños regresan a la escuela y los adultos a nuestros quehaceres diarios. Independientemente del brindis y de los buenos deseos, las predicciones de los expertos en el aspecto económico y político no son benévolas, se prevé que la economía no crezca lo suficiente, cuando mucho al 2.5 por ciento y el crimen organizado sigue haciendo de las suyas. Mientras la esperanza de millones de trabajadores de que su salario alcance para satisfacer sus necesidades más elementales se desvanece. Se aumentan los impuestos y los servicios que presta el Estado son cada día de peor calidad.

A pesar de todo, empiezo el año optimista, considero que es precisamente en las épocas más difíciles cuando se prueba el temple de los individuos, no será fácil pero no es imposible salir vivos de esta crisis, aunque será necesario hacer ajustes en nuestras conductas habituales.

Una vez más los animales nos ponen el ejemplo de lo que se debe hacer en épocas duras, su comportamiento en los tiempos de frío extremo nos muestran el camino para salir exitosos en nuestra cotidianidad urbana.

Cuando el frío llega y la nieve aparece, la comida en el mundo silvestre escasea, por lo que los animales en su hábitat natural deben de ser más eficientes para sobrevivir y obtener su sustento. Un descuido y nuestros amigos pueden pasar de ser el cazador a ser parte del menú. Sus sentidos están más despiertos en épocas inclementes que en épocas de bonanza. Podemos observar que aquellos animales que viven en manadas tienen mayores posibilidades de sobrevivir, la unión les da mayor fortaleza, olfatean cualquier señal de peligro en el ambiente, y por lo general están dispuestos a movilizarse en caso de que algo obstaculice su subsistencia. La reproducción es el privilegio del más fuerte y siempre en épocas de calma.

Esto traducido a la conducta humana equivale a lo siguiente:

1. Privilegia la intimidad con tu familia y amigos, encuentra en tu núcleo básico las fortalezas necesarias para campear los tiempos difíciles.

2. Sé más productivo. Deja el celular y las redes sociales para cuando no tengas nada que hacer, este aparato nos roba muchas horas por estar contestando llamadas o mensajes que no son prioritarios, aprovecha el tiempo, éste es un recurso muy valioso pues no es renovable.

3. Mantente alerta, aprende a reconocer las situaciones de riesgo y no te expongas.

4. Es momento de salir de nuestro confort y otear hacia nuevos horizontes, capacítate, inicia un nuevo negocio, no tengas todos los huevos en una sola canasta. No es fácil, exige disciplina y ahorro, pero vale la pena.

5. Acepta el cambio. Es probable que lo que pensabas ya no sea del todo exacto o aplicable, busca nuevas alternativas, contrasta las promesas y dogmas con la realidad.

6. Sé mas espartano que ateniense. La fiesta se debe quedar atrás, ya habrá momentos para relajarnos, hoy sólo queda esforzarnos más. Es lamentable la cantidad de vidas truncadas por los excesos, cuántas chicos que dejan los estudios por embarazos prematuros, es el momento de usar más nuestras neuronas que nuestras hormonas (la testosterona también cuenta).

7. Vivamos cada día agradeciendo los dones recibidos, nunca perdamos la capacidad de asombro.

Por último, quiero desearles que este año 2016, sea un año de crecimiento y gran felicidad para todos, les agradezco enormemente su lectura y comentarios pues hacen que mi vida tenga sentido.

Analista polí[email protected]

Comentarios