Anaya, la oposición y un liderazgo vacío

22/09/2020
09:49
-A +A

El regreso de Ricardo Anaya Cortés a la escena política no es casual ni gratuito. El ex candidato panista eligió para su retorno un momento en el que las crisis se le juntan y le empiezan a crecer al presidente y es evidente que el aún joven político del PAN vuelve para retomar la estrategia de contraste que en su momento -la campaña presidencial de 2018- le deshicieron en pedazos, entre la popularidad arrolladora del candidato Andrés Manuel y el embate despiadado del gobierno peñista que operó en su contra con los instrumentos del Estado. Lo que intentó fallidamente en la campaña, lo volverá a intentar ahora Anaya: ser el opuesto de López Obrador, contrastar sus ideas y sus propuestas del pasado con una visión más fresca y de futuro; pero la parte más difícil y que no está claro que pueda lograr, es saber si Ricardo Anaya tiene los tamaños y puede convertirse en ese líder que hoy no tiene la oposición política del país para enfrentar la fuerza del lopezobradorismo.

Tampoco es casual que Anaya anuncie su regreso a dos semanas de que arrancó el proceso electoral del 2021, en el que buscará ser diputado federal por la vía plurinominal y eventualmente liderar la bancada panista en San Lázaro, como una plataforma desde la que intentaría construir su segunda candidatura presidencial en 2024. Para lograrlo, el queretano planea aprovechar el alto grado de conocimiento que conserva en el país, producto de su primera campaña, pero además buscará canalizar y catalizar el descontento y la decepción que priva en un sector de votantes de AMLO en 2018 (unos 15 millones de decepcionados estima su equipo) a los que buscará convencer con el discurso de que las cosas hubieran ido mejor con un presidente joven como él.

El abanderado panista, a quién será interesante ver cómo se refiere hoy el presidente López Obrador en su mañanera, buscará en ese sentido emular los pasos del propio López Obrador que en el sexenio de Peña Nieto supo convertirse en el líder que aglutinó y condujo la inconformidad y el enojo social hacia un gobierno plagado de corrupción y excesos. Hoy Ricardo Anayaapuesta justo a eso: a canalizar la molestia y el desencanto por los resultados y fallas de la 4T, pero en contra tendrá tres cosas: primero, no es un líder tan carismático ni popular como AMLO; segundo, tendrá que enfrentar a una base de apoyo social aún sólida del presidente que mantiene el respaldo de un voto incondicional y, tercero, tendrá que enfrentarse a un presidente mucho más avezado y político -incluso más perverso de lo que fue Peña Nieto- que además tiene bajo su poder los instrumentos del Estado y ya ha demostrado que no duda en usarlos contra sus adversarios.

Es más probable que, desde el PAN y posiblemente en alianza con otros partidos, Anaya sume adeptos entre las decepcionadas clases medias, los profesionistas, los golpeados empleados gubernamentales y los pequeños empresarios afectados por la crisis y por supuesto las élites empresariales, más proclives históricamente al panismo. Incluso, si se mueve más al centro que a la derecha, el panista pudiera jalar a una parte del ala más conservadora del PRI que rechaza a López Obrador. Eso explica también por qué escogió este momento para su retorno a la política: el centro político en el país, que históricamente decía representar el viejo priismo, está vacío ante el desdibujamiento del tricolor, mientras que el voto de derecha, que amenazaba con romperse ante la posibilidad de que Felipe Calderón y Margarita Zavalaobtuvieran el registro para su nuevo partido México Libre, hoy parece que se mantendrá todo para el panismo, aunque aún falta el fallo final del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que ya comenzó a recibir los recursos de impugnación de los nuevos partidos.  

Por lo pronto se equivocará rotundamente Ricardo Anaya si piensa que su solo regreso y su candidatura le significará ser recibido con aclamaciones y vítores por una sociedad que, aunque decepcionada, tampoco ha visto en la oposición panista una actuación coherente o una propuesta alternativa y articulada frente al actual gobierno. Si el joven político que no pudo en 2018, porque se topó no sólo con la fuerza de AMLO sino con el embate de Peña, no demuestra que aprendió algo en los dos años, si regresa con los mismos aires de soberbia y petulancia que antes mostraba y no es capaz de reinventarse y de apostar por una visión más amplia e incluyente del país, entonces los zapatos del liderazgo opositor que va buscando le quedarán grandes y se arriesgará a que, en una de esas mañaneras en las que el presidente dispara señalamientos, ataques y acusaciones con todo y contra todos, le vuelvan a llamar “Ricky, Riquín, Canallín” ¿o cómo era?

NOTAS INDISCRETAS…

Nadie en Morena entiende bien cuál es en esto momentos el juego de Yeidckol Polevnsky. Porque si bien la Fiscalía General de la República no ha emitido ninguna acción en su contra, por la denuncia de desvíos e irregularidades por casi 800 millones de pesos cometidos durante su gestión al frente del partido, que le interpuso el actual CEN de Alfonso Ramírez Cuellar, tampoco nadie ha dicho que el tema no esté avanzando y que las investigaciones no continúen en la FGR, donde la denuncia está siendo investigada e integrada la carpeta de averiguación en la que, según fuentes de la Fiscalía, ya hubo incluso una petición de “aseguramiento de cuentas” a algunas de las empresas inmobiliarias a las que se les otorgaron contratos irregulares en la gestión de Polenvsky y que dieron pie a la denuncia. Es decir, que tal vez en este momento no haya aún ningún señalamiento directo del Ministerio Público en contra de la actual aspirante a dirigente nacional, pero tampoco se descarta que lo haya a medida que avancen las investigaciones de la denuncia que le puso Morena…Y para acabar de enrarecer la contienda interna de Morena, este fin de semana en Tamaulipas apareció sin vida el cuerpo de Luis Fuentes, quien fuera tesorero en la administración de la presidenta municipal panista de Matamoros. A Fuentes lo levantaron el viernes por la tarde un grupo armado a plena luz del día y dos días después apareció muerto. El joven funcionario, dicen en Matamoros, era muy cercano al actual senador morenista, Américo Villarreal, además de ser socio de Luis Biassi, empresario tamaulipeco que se vinculó con Yeidckol Polevnsky en las pasadas campañas estatales en las que incluso hay fotos y videos en los que al asesinado Luis Fuentes se le ve cargando el bolso de la entonces dirigente nacional de Morena…Paran los dados. Tocó Escalera. 

Comentarios