AMLO: controversias II

Ricardo Rocha

Estas son solo algunas de las primeras polémicas desatadas en estas primeras tres semanas de actividad frenética.

Además del NAICM y del tope de 108 mil, hay por supuesto otros temas tan polémicos que ya han incendiado la pradera a 24 días del 1º de julio y a 128 del 1º de diciembre:

Los chapulines VIP: En la pasada elección EL UNIVERSAL detectó 795 candidatos chapulines; es decir, que se postularon a sabiendas de que irán a un cargo público. En esta mañosa práctica el partido de AMLO no fue la excepción. Por el contrario, están a la vista los amloistas que harán una escala como senadores o diputados para luego dejar sus lugares a los suplentes a fin de irse a ocupar un cargo en el nuevo gabinete. Para muchos, una jugada maestra; para otros un gran engaño a sus electores.

Los Virreyes: Hay quienes ven en la designación de un solo representante del Presidente–Gobierno Federal que se ocupará de dineros y programas —nada más— en lugar de los 20 delegados federales que hay en cada estado, como una medida histórica contra la corrupción; en cambio otros aseguran que se trata de una camisa de fuerza para los gobernadores no morenos y una campaña anticipada en beneficio de los llamados virreyes que ya compitieron o competirán por esas gubernaturas.

El papazo: Permítaseme un paréntesis que podría ser risueño si no tuviera tintes de tragicomedia. Como diría el ínclito Juanga, “pero qué necesidad” la de Lorettita de andar confirmando al también Obispo de Roma a los foros de pacificación lopezobradorianos, cuando Francisco ni siquiera estaba enterado.

Drogas en serio: La iniciativa de la futura Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, para abordar sin hipocresías la gigantesca problemática que origina el consumo y el trasiego de drogas, puede ser el primer gran acierto del gobierno entratante.

La multota: Independientemente de la decisión final del Trife sobre la determinación del INE de multar con 197 millones a Morena por uso indebido de 88 millones en la pasada campaña, ya desde ahora hay opiniones encontradas: que hace muy bien López Obrador en mostrarse intransigente en cuanto a que lo comparen con otros episodios de corrupción electoral como el Pemexgate o Amigos de Fox; para otros, Andrés Manuel jamás debió subirse a un ring —donde tendría que haber estado únicamente su partido— olvidándose que ya no es un candidato sino el Presidente electo de México.

Estas son, a vuelo de pájaro, solo algunas de las primeras polémicas desatadas en estas primeras tres semanas de actividad frenética. Seguro habrá muchas más…

 

Comentarios