Ahora lo que abundan son precandidatos, ¿Serán los nuevos tiempos?

Jaime Robledo

Todos los aspirantes a un cargo popular argumentan que tienen los méritos suficientes y que les debe tocar un puesto

El diablo anda suelto y tiene todo de cabeza, al menos en nuestro estado, donde los registros de candidatos parece tianguis, ahora resulta que en el PRI son muy democráticos, tienen muchos candidatos y a todos les gusta anunciarlo, primeramente Braulio Guerra anunció su deseo de contender, hasta pidió permiso a la Legislatura federal, también Jesús Rodríguez dijo yo quiero, Ernesto Luque sale de la Delegación de Sedesol y anuncia su registro, Hugo Cabrera que también había mencionado su deseo de obtener el registro se mantuvo cauteloso hasta el último minuto y al final, también se registró. Todos argumentan que tienen los méritos suficientes y que les debe tocar. El problema es que la falta de liderazgo en el estado provocó que todos se brincaran las trancas y se hiciera un buen relajo que va a dejar, seguramente,  a varios muy heridos y hará más débil al tricolor en el próximo proceso electoral.

En mi entender, las señales son claras, el hecho de que se registrara Ernesto Luque, uno de los queretanos más cercanos al precandidato José Antonio Meade, con las reglas tradicionales del tricolor, indican que él es el bueno. No se iba a aventar sin el VoBo del candidato, así siempre ha sido, ¿Sigue el PRI funcionando como antes?, entonces para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo.

Lo que estuvo muy creativo fue la cantidad de “memes” que empezaron a circular en redes sociales con muchos personajes de todo género que invitaban a su registro al Senado, pero el que sí llamó la atención y “acalambró” a más de uno fue el que decía que se registraba José Calzada, con todo y su foto de corredor.

En el lado del PAN, aunque ahí si es más normal el que haya varios deseosos de ser candidatos, para el Senado se anotó Armando Rivera, Guadalupe Murguía, oh sorpresa, Ignacio Loyola y Mauricio Kuri, a quien ya autorizó el CEN blanquiazul a registrarse, cada uno con motivos diferentes, para el ex presidente municipal es la única carta que tiene para  jugar, Lupita y Mauricio lucen como la fórmula favorita y el ex gobernador que según dicen quiere enviar el mensaje que todavía es panista, aunque muchos lo vieron como una ocurrencia nada más.
En la presidencia municipal de la capital también hay varios tiradores, Pancho Pérez y Mauricio Ortiz por un lado y Luis Bernardo Nava, Gerardo Cuanalo, Francisco de Silva y la reelección del actual alcalde por el PAN, la pregunta es qué decisión tomará Marcos Aguilar, sabe que la decisión no depende de él; así que sigue demostrando músculo y diciendo que no a la opción de la diputación federal plurinominal, por lo que  no muestra intención de registrarse por ninguna vía todavía y el solo espera las señales.

Es cuestión de días para que todo quede aclarado y se defina quien sí y quien no, en los cargos federales y estatales, supongo que a estas alturas no debería haber sorpresa, pero todavía no se terminan los 90 minutos de juego y puede cambiar el marcador.

En el contexto nacional, noto cada vez más entrapado a Ricardo Anaya tratando de estar claramente por encima de  José Antonio Meade para asegurar el famoso voto útil, y al candidato tricolor en ganarse a los priístas, aunque eso le represente bajar sus bonos con la población al tener que estar con personajes envueltos en casos de corrupción. El problema es que han dejado solo a Andrés Manuel López Obrador, nadie lo cuestiona ni se le enfrenta, él que es el más experimentado de los tres y que sabe que su principal enemigo ha sido él mismo con sus declaraciones, ahora no tiene que exponerse, con pocos temas va flotando y avanzando, habrá que ver si les alcanza el tiempo para cuestionar al abanderado de Morena y hacerlo caer, corren el riesgo de que cuando quieran ya no les alcance. 

Comentarios