El acoso escolar ha ido en crecimiento en los últimos años, es ya una problemática reiterada que vemos en las aulas de nuestro México, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) nos dice que ocupamos el primer lugar internacional de casos de bullying en educación básica ya que afecta a 18 millones 781 mil 875 alumnos de primaria y secundaria tanto públicas como privadas; de acuerdo con un estudio efectuado por la OCDE entre los países miembros reporta que 40.24 por ciento de los estudiantes declaró haber sido víctima de acoso; 25.35 por ciento haber recibido insultos y amenazas; 17 por ciento ha sido golpeado y 44.47 por ciento dijo haber atravesado por algún episodio de violencia verbal, psicológica, física y ahora a través de las redes sociales.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), dijo que el número de menores afectados aumentó en los últimos dos años un 10 por ciento, al grado de que siete de cada diez han sido víctimas de violencia.

¿Qué estamos haciendo para frenar el acoso escolar?

Las cifras son fuertes y crudas, la persecución, el hostigamiento en la escuela, en las aulas es real estos actos repercuten fuertemente en nuestros hijos, sobrinos, conocidos en nuestros niños, los impactan directamente en el autoestima, provocando conflictos emocionales, depresión y ahí viene en un gran número la deserción escolar entre otras muchas cosas.

Tenemos ausencia de políticas públicas enfocadas a combatir el acoso escolar, y también ausencia de atención de las propias familias para sus integrantes que padecen por este proceso, no tenemos una cultura de prevención y atención en este rubro.

Debemos estar unidos sociedad y gobierno para poder manejar esta problemática así como debemos exigir tener una ley que pueda hacer frente, debemos tener programas de la Secretaría de Educación que puedan darnos la certeza que el personal está plenamente capacitado para hacer frente a este padecimiento, así como realizar nuestra tarea en casa y fomentar valores, procurar, cuidar y observar el comportamiento de nuestros seres queridos, para identificar si pasan por esto ya sea como víctima o victimario con ello podremos adelantarnos un mucho a lo que pueda llegar a suceder en su entorno, unidos sociedad y gobierno podremos hacer frente a el acoso escolar.

Es importante manifestar que debemos estar cercanos a nuestros hijos, a su entorno educativo y social para poder accionar en caso de presentarse la problemática bajo un entorno de prevención y atender de manera profesional lo que esté pasando, esperando por supuesto no sea un reflejo de lo que sucede en su casa.

 

 

¿Cómo previenes el acoso escolar?

 

Reflexiona y Actúa 

Comentarios