“Acceso al espacio con ayuda de ingenios tecnológicos de 10 X 10 X 10”

Dr. José Alberto Ramírez Aguilar

En Junio pasado, se cumplieron 30 años de la puesta en órbita del Satélite artificial de Telecomunicaciones Morelos I el cual fue un satélite construido para unificar las zonas rurales y urbanas de México y dar respaldo a la Red Federal de Microondas que operaba en ese tiempo para dar servicios de comunicaciones al país. La puesta en órbita de un satélite propio para el país marco una nueva era en materia de Telecomunicaciones pues México se sumaba a la lista de países con satélites propios.

El desarrollo del satélite Morelos I se le encargó a una empresa extranjera, a la “Hughes Space and Communications” de estados Unidos por conducto de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Ante esto, a 30 años de distancia se le vuelve a recordar a este país que al menos en este sector aun seguimos dependiendo de la tecnología extranjera.

Ante esta situación, es necesario reflexionar y atender la formación de la masa crítica en el país en materia satelital y el trabajo articulado entre la academia, industria y gobierno. Así mismo, el país tiene ahora la gran oportunidad de desarrollar sus propios satélites con un gran porcentaje de tecnología propia. La oportunidad se llama “ingenios espaciales de 10 x 10 x 10” conocidos mundialmente como Cubesat´s.

Los satélites CubeSat es el nombre genérico de un tipo de satélites de investigación generalmente cubos de 10 centímetros por lado, con un volumen de 1 litro, un peso de no más de 1 kg y  se caracterizan por ser construidos popularmente con elementos y componentes comerciales (COTS).

Los satélites CubeSat se visualizan como el medio para que las universidades y centros de investigación formen especialistas en el área de satélites y se aprovechen las  oportunidades de acceso al espacio que actualmente ofrecen empresas como Gauss para subir a la Estación Espacial Internacional (EEI) y desde ahí ponerlos en órbita. En pocas palabras, la miniaturización de la tecnología ha hecho del sueño de acercarse al espacio una realidad para las instituciones académicas públicas y privadas.

Estos diminutos ingenios espaciales se componen de diversos subsistemas (Radiocomunicaciones, Computadora de abordo, control y estabilización, estructura, potencia, etc.), lo que los hace atractivos para involucrar a estudiantes de las diversas carreras como: Mecatrónica, Telecomunicaciones, Mecánica, Eléctrica-Electrónica, etc.

El concepto CubeSat nace de la necesidad de las universidades y países en vías de desarrollo en este sector y uno de los principales actores en su desarrollo es el Profesor Bob Twiggs de la  Universidad de Stamford que desde 1999 comenzó con el desarrollo de los mismos. Los Satélites Cubesat pueden desarrollarse de 1 a 3 unidades (1U, 2U o 3U). Algunas misiones que han llegado al espacio son: QuakeSat, Swisscube, FitSat, RAX-2, Goliat, etc.

Así pues, con el desarrollo en México de estos pequeños cubos de 10 x 10 x 10 se tendrá la masa crítica y la capacidad técnica de alta especialización para involucrarse en un futuro en proyectos de mayor complejidad pero por ahora, uno de los caminos más viables que tiene México para llagar al espacio se llama CubeSat. 

Comentarios