8 de marzo, ¿algo que celebrar?

Alicia Colchado Ariza

El escenario fue Nueva York, en marzo de 1857, 146 mujeres costureras se encontraban trabajando bajo condiciones laborales deplorables con salarios de hambre, los responsables de la fábrica de camisas habían cerrado todas las puertas de las escaleras y salidas, esto para evitar que sus trabajadoras se sumaran a las protestas de la época por mejores condiciones de trabajo cuando, de repente y de la nada, inició un incendio inexplicable; las trabajadoras murieron quemadas vivas.
Ellas exigían un trato digno, es por eso que las sospechas recayeron sobre los dueños de la fábrica. A raíz de estos acontecimientos, se realizaron cambios legislativos en las normas de seguridad y salud laborales e industriales y fue el detonante para que, en todo el mundo, las mujeres sumaran sus voces por lograr mejores condiciones laborales para todas. Se sumaron las demandas por el derecho al voto, el derecho a la ocupación de cargos públicos, el derecho a la formación profesional, el derecho al trabajo y a la no discriminación por el mero hecho de ser mujer. Fue en 1975 cuando la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas declaró el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.
Por primera vez en la historia de nuestro país, en este próximo proceso electoral, se permitirán las candidaturas independientes, teniendo claro que éstas no son un regalo de nadie sino una conquista de todas y todos en esta nación.
Como feminista, sindicalista y luchadora social convencida de la urgencia por lograr verdaderos espacios de participación ciudadana, decidí enfrentar las dificultades de competir en el proceso electoral desde una candidatura independiente, con el objetivo principal de hacer realidad la apertura de estos espacios políticos sin la necesidad de pertenecer a ningún partido político.
Aquí en Querétaro con todo en contra, pude registrar mi precandidatura a la presidencia municipal. Hasta el momento he visitado plazas públicas, mercados, tianguis y domicilios particulares en 6 de las 7 delegaciones que comprenden el municipio, buscando el apoyo de los habitantes de la ciudad.
Señalo que los requisitos impuestos a esta nueva figura de participación ciudadana son inequitativos, por ejemplo, se exige que el 2.5% de los integrantes de la lista nominal, firme el respaldo a estas candidaturas, en mi caso significan 18 mil firmas en el municipio, además de que no se destina recurso público alguno para la realización de este trabajo, aun así consideré que era importante participar para denunciar y trabajar por mejorar las reglas del juego. Por si fuera poco, inmersa en un sistema patriarcal, la tarea no es fácil y sólo la he podido resistir gracias a compañeras y compañeros solidarios y, sobre todo, al apoyo incondicional de mi compañero de vida y de mi familia entera.
No sé si llegaré a ser la candidata “incómoda” al sistema por ser la primera mujer que se registra como candidata independiente demostrando así que la ciudadanía puede participar sin tener que hacerlo a través de algún partido, lo que sí sé es que se está dejando el antecedente para que estos espacios en un futuro sean una realidad.
Todos los días me imagino una sociedad sin violencia ni discriminación, un mundo en el que cada mujer y cada niña puedan escoger libremente su camino en la vida con igualdad de oportunidades y que sus pasos las conduzcan a sus propios retos y logros, estoy segura de que algún día así serán las cosas.
¡No más violencia de género!! ¡[email protected] se [email protected] [email protected], [email protected] [email protected] queremos! #Faltan43
Presidenta de Desarrollo Comunitariopara la Transformación Social A.C.
@AliciaColchadoA

Comentarios