Perfil de Paulina Ruiz Lang Cervantes

Clase 31/07/2014 14:15 Actualizada 14:15

Llegó a Querétaro cuando era una niña y hoy en día Paulina Ruiz Lang Cervantes, mujer emprendedora,  esposa de Tonatiuh Salinas, presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en Querétaro, madre de Rodrigo y Mauro, se nombra como una  orgullosa queretana, “soy queretana de adopción, soy de  México, Distrito Federal, pero llegué aquí  a tercero de primaria, cuando  tenía nueve años,  mis amigos son de aquí, mi familia vive aquí,  mis hijos nacieron aquí, aquí conocí a Tona,  entonces yo siento que Querétaro es mi casa”.

Paulina eligió estudiar Ciencias de la Comunicación, después de haber vivido un año en Francia. Por más de dos años trabajó en el área de comunicación de la Procuraduría General de la República (PGR).   Después entró a Kellogg’s, en el departamento de comunicación, hasta que llegó a ser la encargada el área de relaciones públicas para México y Latinoamérica.

Encantada con su trabajo, pero encantada aún más con su familia, tomó la decisión de dejar temporalmente la empresa para ser mamá de tiempo completo. Con toda seguridad dice: “la empresa más importante que le voy a dejar a la vida es mi familia”.  Desde hace dos meses regresó a trabajar en un área de comunicación, pero deja en claro que las prioridades que guían su vida, son su familia y apoyar la carrera profesional de su esposo.

Su historia personal la cuenta con entusiasmo, no en vano se describe como una  mujer alegre, sociable que propicia una amena plática.

 

¿Llegas  muy niña a la ciudad, cómo recuerdas ese Querétaro?

Bien, diferente, pero siento que en esencia igual,  como una ciudad tranquila, acogedora,  me siento muy feliz.

Cuando  llegó el momento de elegir una carrera profesional,  ¿cómo fue esa disyuntiva?

La verdad  me costó mucho trabajo.  Siempre fui buena estudiante y en la escuela me gustaba todo,  me encantaban las matemáticas, también me gustaba mucho la química,  pero me llamaba mucho la atención la parte de humanidades,  entonces  la verdad no sabía qué escoger. De chiquita decía que iba a ser doctora de panzas, pensé  en química y  así me fui por muchas partes, y como no  sabía muy bien, me fui un año a Francia (entre la preparatoria y la carrera) a trabajar  de niñera. Viví un año en París,  trabajé de niñera,  cuidada dos niños, uno de cinco y uno de 15 años. Fui a decidir qué quería estudiar y  fue un año muy padre,  aprendí francés,  viajé  mucho, fui a muchos museos,  me gusta mucho el arte, la pintura. Y todavía no sabía qué estudiar, pero ya tenía que escoger y al final me decidí por Ciencias de la Comunicación en el Tec de Monterrey, en ese momento pensé que era una carrera amplia, en la que iba  estudiar diferentes campos y no me arrepiento, creo que fue una buena decisión, la disfruté mucho.

Regresas de Francia, ingresas a  estudiar Ciencias de la Comunicación,  ¿y qué viene después?

Estudié la carrera y la verdad algo muy padre, es que fui Reina del Tec y más que la parte de Reina per se, algo bonito  del Tec es que la Reina es la presidenta del Comité de  Acción Social, entonces esa oportunidad me ayudó mucho a aprender grandes cosas y en ese año que fui la Reina hice todo un proyecto para abrir  una ludoteca en El Jaral (comunidad de Corregidora) fue hace 14 años y hoy la ludoteca ahí sigue, es algo que me dejo marcada.

¿Haber trabajado en la PGR fue una experiencia interesante e intensa?

Sí, la verdad aprendí muchas  cosas también, de todo. Me  tocaba hacer boletines de prensa,  presentación de todo lo incautado, presentación de detenidos, aprender a leer las averiguaciones previas para sacar la información necesaria, también llevaba la comunicación interna de la delegación, entonces puse un periódico mural, que no había. Implementamos el ISO 9000,  y me tocó ser del comité de calidad, la verdad aprendí un montón de cosas.

Siendo una mujer dedicada a la familia, pero que también quiere  desarrollarse profesionalmente, ¿cómo te describes?

Creo que soy inquieta, como que no me puedo quedar así tranquila, cuando fui mamá de tiempo completo o actualmente siempre ando buscando  qué hacer con mis hijos y ponerles a hacer cosas divertidas, entonces me considero inquieta, me considero alguien luchador o tenaz, me gusta lograr lo que me propongo. Sociable, me gusta mucho tener amigos y  también me encanta tener relación con la gente, es de donde más se aprende, de las personas. También soy creativa, alegre.

El combinar  la vida familiar con el trabajo de tu esposo, Tonatiuh Salinas, ¿cómo ha sido?

La verdad es que fue difícil el cambio de vida, yo  llevo muchos años de conocer a Tona, llevamos 10 de casados, cinco de novios y tres de amigos,  entonces son 18 años de conocernos. Yo siempre le veía el interés por la parte, más que de política,  por lo social,  por la participación ciudadana. Entonces si fue complicado el cambio de vida,  pero al mismo tiempo muy padre, a mí también me gusta mucho la parte social y me encanta ver el compromiso que tiene Tona con Querétaro, con la gente, con querer que  Querétaro sea un mejor estado.