Blanca Castro de Ruiz, una mamá realizada

Durante una amena plática Tania, Anya y Marcos se reunieron para recordar momentos especiales al lado de su madre, a propósito de este día para el que prepararon muchas sorpresas
Blanca Castro de Ruiz, una mamá realizada
En entrevista con CLASE, Tania, Anya y Marcos acompañan a su mamá para revelar momentos íntimos que muestran la naturaleza de Blanquita
10/05/2018
06:49
Nancy Colín
-A +A

Durante una amena plática Tania, Anya y Marcos se reunieron para recordar momentos especiales al lado de su madre, a propósito de este día para el que prepararon muchas sorpresas https://goo.gl/s7Ke6z

Publicado por Revista Clase Querétaro en jueves, 10 de mayo de 2018

Con gran expectativa y misterio preparan los hijos de la familia Ruiz Castro la celebración para este Día de las Madres, ya que aseguran le están organizando una gran sorpresa en la Ciudad de México, de la cual no pueden hablar por estar ella presente.

En entrevista con CLASE, Tania, Anya y Marcos acompañan a su mamá para revelar momentos íntimos que muestran la naturaleza de Blanquita, quien a lo largo de la vida se ha caracterizado por ser una mujer cariñosa, que ha educado a sus hijos para ser independientes.

“Es una mamá ejemplar, incansable, entregada, amorosa e increíble”, la define Tania, y la secunda Marcos, quien asegura que desde que se levanta hasta que se va a dormir tiene la mejor energía y la contagia a los demás a lo largo del día.

Además Tania reconoce que siempre está lista y disponible para darle un abrazo o un beso. “Todas las veces que me he caído, quien me ha levantado es ella, también es la primera a la que le hablo para pedirle un consejo y quien se entera de mis cosas, tanto buenas como malas”.

Actualmente los hijos son grandes, ellas ya se han convertido a su vez en madres y Marcos está muy ocupado con sus negocios, por lo que ahora aprovechan los momentos juntos de una manera muy diferente a como lo hacían cuando eran pequeños.

10_de_mayo_fam_ruiz_castro_ggh_mg_7049.jpg

“Hace poco me regalaron un viaje a Dubai y lo disfruté mucho porque me subieron a una camioneta  4 x 4, bajábamos y subíamos en las dunas y yo sentía que me iba a quedar ahí sin huesos porque fue muy intrépido; también me subieron a un helicóptero, sin embargo, lo disfruté porque antes me preocupaba que me fuera a pasar algo cuando corría en la moto o a velocidad en los carros con mi esposo (Roberto Ruiz), porque pensaba: ‘¿qué iba a ser de mis hijos si me llegaba a pasar algo?’. Ahora los siento realizados y ahí vamos todos juntos con nuestros destinos”, comenta con emoción Blanquita Ruiz en esta nueva época como mamá.

Anya, por su parte, recuerda que han vivido todas las etapas de su mamá, ya que no es lo mismo una madre que está educando a niños pequeños, luego a unos adolescentes y finalmente ahora, que también apapacha a los nietos.  Sin embargo, reconoce que la constante es que siempre han estado acompañados de amor.

En su papel actual de madres, Tania, con dos hijos, y Anya, mamá de tres, reconocen que aunque a veces llegaban a pedirle a Blanca  que fuera menos estricta, ahora son incansables y repiten lo que vivieron en su infancia.

10_de_mayo_fam_ruiz_castro_ggh_mg_7067.jpg

“Nos damos cuenta de que siempre acabamos siendo muy similares porque fue la educación que tuvimos y a la fecha, sé que lo que hago y soy es por lo que viví en casa. Siempre fue un ejemplo, incluso con detalles como poner una mesa cuando tienes invitados; tratamos de que sea perfecta y ser las mejores anfitrionas porque procuramos ser como ella”, confiesa Tania y Anya lo confirma al destacar  lo detallista que es Blanquita.

Por su parte, la orgullosa madre no duda en presumir a sus hijos y ahora hasta nietos, ya que menciona las ocupaciones de cada uno y los logros que están teniendo en sus vidas profesionales como empresarios.

“Fue una maravilla la que Dios me dio al mandarme a mis tres hijos, es tenerlos, sentir su cariño, su presencia y verlos a los ojos, además  darme cuenta de cómo van saliendo adelante y cómo se han ido desarrollando porque me siento inmensamente satisfecha”, y recuerda a sus nietos Enrique, Anya, Alexa, Victoria y Gustavito.

 

El día a día

Los hermanos coinciden en que su mamá los sigue sorprendiendo. Ahora se enteraron  que tomó clases de computación, mensajes de voz, fotografías y videos, y desde entonces inunda los chats de todos, incluyendo los de los nietos, ya que se ha convertido en una herramienta que le permite acercarse a ellos todos los días.

“Me despierto y lo primero que hago es abrir mi ventana tomo una foto del amanecer con mi celular, se las mando y les digo ¡levántense!, y a mis nietos también de repente les mando su foto”, relata Blanquita, quien dice que luego de ese momento especial cada día, procura ir a visitar a su mamá –de 94 años– y a su hermano discapacitado, para verificar que estén perfectamente atendidos.

10_de_mayo_fam_ruiz_castro_ggh_mg_7060.jpg

Blanca ahora es una mujer emprendedora y se ha dedicado a rentar dos casas, de las cuales se mantiene pendiente, sin embargo, eso no impide que su vida social se detenga ya  convive con grupos de amigas, con las que procura ir a comer  todos los miércoles.

Sabias palabras

Las palabras de Blanquita son recordadas a lo largo de la vida cotidiana de sus hijos, ya que dicen,  ella es muy dada a usar dichos que han implementado.

“Una persona acomedida, donde quiera cabe”, dice Anya y destaca que sí lo aplica a su vida diaria, mientras que Marco recuerda otro dicho que usa regularmente su mamá:  “Lo cortés no quita lo valiente”, y comparte que éste  también habla de la actitud que tiene su madre ante cualquier situación, ya sea positiva o adversa, porque sin importar lo que pase, hay que ser educado y consciente con los demás, lo cual asegura, siempre te va a llevar un paso adelante.

Finalmente Tania recuerda: “Al que madruga, Dios lo ayuda” y dice que desde pequeños sus padres los levantaban temprano para hacer sus tareas y que incluso también les inculcaron el hacer ejercicio, una actividad que  conservan hasta hoy.

Comentarios