Blindan ingresos para compensar gasolina barata

Cartera 30/10/2015 02:32 Actualizada 02:33

La nueva política de precios de las gasolinas y el diesel aprobada por el Congreso de la Unión para 2016 va a blindar los recursos que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público recauda por medio del IEPS.

Si los precios de los combustibles y diesel se mantienen dentro de la banda mínima y máxima con base en la inflación de 3% que se estableció, tendrá 184 mil 438 millones de pesos el siguiente año, pero si rebasa el límite se van a tener menores ingresos.

El Congreso avaló cambiar la estructura del IEPS, al pasar de un esquema de cobro variable a cuota fija y establecer que la gasolina fluctúe en una banda de 3% (hacia arriba o abajo) sobre el nivel de inflación anual.

La cuota fija que se estableció para la gasolina Magna en 2016 es de 4.16 pesos, monto que supera los 2.42 pesos que en promedio registró entre enero y septiembre de este año.

El titular de la Unidad de Política de Ingresos no Tributarios de Hacienda, Eduardo Camero, explicó en entrevista con EL UNIVERSAL que de acuerdo con los análisis y proyecciones de los precios del crudo en mercados de futuros, todo indica que las gasolinas se moverán dentro de las bandas.

Pero si cambia alguno de los supuestos, se puede tener una menor recaudación y ese va a ser el costo de proteger al consumidor, reconoció.

Afirmó que en enero es probable que baje la gasolina por el efecto estacional, ya que en Estados Unidos con el invierno cae la demanda de combustibles y se reduce el precio.

Dijo que el Congreso decidió que la banda de precios tuviera un valor definido para 2016, y está centrada en el nivel de precios actual vigente en octubre y que tuviera como límite máximo y mínimo la inflación esperada.

El analista económico, Rogelio Ramírez de la O, dijo que los consumidores van a amanecer con un precio de la gasolina más alto el 1 de enero del próximo año por el ajuste.

El consultor Marco Cancino reconoció que la nueva estructura busca evitar que Hacienda deje de recaudar por la alta volatilidad en los precios internacionales de los combustibles.

Fernando Ramones, del CIEP, coincidió: “La modificación en la tributación de las gasolinas consiste en reemplazar la tasa del IEPS de gasolinas por una cuota fija, para no afectar la recaudación de impuestos”.

El diputado priísta Jorge Estefan aseguró que en la primera semana de enero el precio de la gasolina va a bajar, aunque no en la misma proporción que el petróleo.

El panista Jorge López coincidió en que el precio de las gasolinas va a bajar en 2016, pero se quejó de que en el Senado se haya fijado un freno para que en caso de que baje más de 3% de la inflación, no se cristalice en los bolsillos de la población. Adelantó que el combustible podría bajar hasta 10% y por eso no apoyan esta banda.