Sumarán en proyecto a firmas locales

Cartera 30/08/2012 03:13 Actualizada 03:13

La foto al día de hoy de la nueva refinería es la siguiente: La barda está terminada y parece infinita, no en balde rodea un predio de 700 hectáreas y ahora mismo hay en el lugar personal trabajando.

“El objetivo es que en la nueva refinería estarán les mejores plantas del mundo, disponibles, las mas grandes, las más modernas y con los tecnólogos líderes en el mercado”, dijo Arturo Arregui.

Los dos caminos por los que estamos caminando son los de hacer la ingeniería y la definición del contrato final para la nueva refinería y al mismo tiempo se trabaja en el acondicionamiento del terreno, luego de que ya se cumplieron los trámites legales correspondientes.

Por ejemplo, ahí está gente del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) quien desde el 17 de febrero está trabajando lo que es el desarrollo de la ingeniería básica y de detalle tanto para los ductos, el externo y el inter refinería, como para las estaciones de bombeo que le permitirán sortear sin mayor problema las montañas y llegar al altiplano hidalguense.

Al IMP le ha tocado la subcontratación de trabajos de topografía integral como la aerofotografía, topografía, batimetría, el levantamiento de los planos geodésicos y el replanteo, así como la mecánica de suelos y la protección catódica.

En marzo, Pemex Refinación anunció que formalizó el contrato para el desarrollo de las ingenierías básicas y básicas extendidas para la nueva refinería, esto se hace en asociación con las empresas Fluor e ICA Fluor que es quien tiene el Project Manager Contractor o PMC

Jorge Bosch Romero, gerente de Desarrollo Sustentable y Negocios del Proyecto Nueva Refinería, explicó que los avances en el proyecto aún no son visibles porque el proceso para tener la propiedad de las tierras fue largo y un tanto problemático porque eran tierras de ejidatarios y de pequeños propietarios.

Pero no es lo único que retrasó el proyecto fue de los primeros que aprovechó las nuevas disposiciones que resultaron de la reforma de Pemex de 2008 y les tocó, por ejemplo, encontrar nuevos caminos de contratación y aprender a hacerlo con nuevos trámites. Los terrenos dónde se construirá la nueva refinería son de vocación agrícola y también hay bancos de materiales y basureros.

Pemex Refinación tiene un acuerdo con el gobierno del estado para aumentar la participación de empresas y los trabajadores locales así como de los materiales que se van a usar para llevar a cabo la construcción, de hecho, el componente local será un elemento que se va calificar en la licitación, es decir, no solo el precio va a definir al ganador, sino la combinación de muchos elementos.