Pobreza ahoga inclusión

Cartera 27/06/2014 01:49 Actualizada 09:51

[email protected]

Afecta más a las mujeres: SHCP

Las mujeres son el segmento de la población mexicana más excluido de los servicios financieros que prestan diversas instituciones formales en el país, aseguró el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray.

Al inaugurar el Foro Internacional sobre inclusión financiera, el funcionario dijo que menos de la mitad de las mujeres tienen acceso a mecanismos formales, mientras seis de cada 10 de las personas excluidas son de ese género.

“Hay que reconocerlo, esta inequidad, esta exclusión se presenta con mayor severidad entre las mujeres de México. Solamente menos de la mitad de las mujeres tienen acceso a los mecanismos formales y 60% de los excluidos son mujeres”, mencionó.

Por esa razón, el responsable de Hacienda dijo que el tema de inclusión financiera es un asunto de equidad social, de justicia y de cómo incorporar a aquellos a los menos favorecidos.

Comentó que se trata de una oportunidad de incluir “a los que se han quedado atrás” e incorporarlos no solamente en el sistema financiero, sino en el desarrollo y en la creación de prosperidad.

“El reto de la inclusión financiera es un reto relevante para todas las economías en desarrollo e incluso para las economías que se consideran ya desarrolladas, pero en el caso de México es tal vez un reto mayor.

“Las estadísticas muestran que son más de la mitad de los municipios del área rural que no cuentan con servicios bancarios, más de 60 por ciento de los mexicanos acceden a algún tipo de mecanismo de ahorro o de crédito de carácter informal”, dijo.

Luis Videgaray comentó que para incorporar a más personas a los servicios financieros es fundamental la innovación de productos y de canales para lograr un mayor acceso.

Al respecto, dijo que la adopción de tecnología de las telecomunicaciones y el acceso móvil a la era digital se convierte en una oportunidad y un gran aliado para el acceso a la banca y al sistema financiero de aquellos que hoy no lo tienen.

Además, resaltó que uno de los pilares de la reforma financiera es la implementación en perspectiva de género, donde destacó un papel más activo de la banca de fomento hacia ese sector de la población.

“Todas las instituciones de la banca de desarrollo tienen hoy la obligación de ley de tener programas explícitos en materia de perspectiva de género.

“Prestarle a las mujeres es siempre un negocio de bajo riesgo, porque las mujeres pagan el crédito cuando se les tiene confianza. La banca de desarrollo mexicana ahora tiene la obligación de creer y de apostar por las mujeres”, anunció.

El titular de la SHCP destacó la importancia de contar con estrategias nacionales para elevar la efectividad de las políticas públicas en materia de inclusión financiera, así como compartir casos de éxitos en otros países y buenas ideas que funcionaron para hacer la diferencia en la prestación de estos servicios a más población.

 

Favorece empleo, asegura el FMI

La inclusión financiera es un ingrediente clave para cerrar la brecha de género y desigualdad, así como para reducir la pobreza e incrementar el empleo, afirmó la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Al participar como invitada de honor en la inauguración del Foro Internacional de Inclusión Financiera, la francesa reconoció que más de una tercera parte de la población en el mundo está excluida de los servicios financieros, lo que hace imperativo hacer esfuerzos para que obtengan los beneficios del ahorro y el crédito formal.

La desigualdad no sólo es una cuestión moral. Nuestra investigación nos dice que los países con mayor desigualdad tienden a tener un menor crecimiento y menos duradero, citó.

La desigualdad nos ahoga las perspectivas para que las personas desarrollen todo su potencial y contribución a la sociedad, por ello, una cosa está clara, el crecimiento tiene que ser más incluyente y por esta financiación tiene que ser más inclusivo, dijo.

Explicó que en México, pese a los esfuerzos hechos para bancarizar a una parte importante de su población, aún hay pendientes y retos en inclusión financiera.

Christine Lagarde dijo que en México sólo 27% de la población adulta tiene acceso a servicios financieros, cifra que se compara inferior al 40% que reporta en promedio América Latina y el Caribe. “Y sólo una de cada cinco mujeres está incluida a nivel financiero”.

Agregó que en México menos de la mitad de las mujeres son parte de la fuerza laboral en el país, lo cual también se compara menor con 85% de los hombres que se dedican a alguna actividad productiva.

Por esa razón explicó que la educación y la experiencia de gestión más bajos en relación con los hombres actúan como barreras para el acceso financiero para las mujeres.

Estas mujeres, sus familias y la sociedad en su conjunto se ven privados de los beneficios que podrían cosecharse si se les permite contribuir a la altura de su potencial.

“Estas barreras deben ser abordados. Mediante la reducción de la pobreza y aumentar los empleo, la inclusión financiera es un ingrediente clave para el crecimiento”, añadió.

 

Alto costo frena ahorro: Banxico

El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, aseguró que es muy caro para quien es pobre no tener acceso a instrumentos de ahorro y crédito, por lo que consideró fundamental trabajar en una mayor inclusión financiera en el país.

“Solo así, abatiendo de forma perdurable y sostenida los costos de transacción y democratizando los beneficios de una intermediación financiera moderna podremos romper el círculo vicioso entre pobreza y exclusión financiera.

“Mediante las sinergias entre reformas estructurales, regulación y políticas públicas responsables y sólidas, terminaremos con la perversa paradoja de que no hay condición más cara y costosa que la de ser pobre”, comentó durante su participación en el Foro internación de inclusión financiera.

Dijo que las personas de menores ingresos en el país sufren la estrechez de recursos, pues padecen severas restricciones para emprender negocios productivos, financiar proyectos de mejora del capital humano, planear a plazos razonables la adquisición de una vivienda o para afrontar exitosamente adversidades y catástrofes naturales.

Afirmó que la diferencia entre ricos y pobres no radica en la falta de conocimientos básicos o de interés en obtener mejores condiciones de vida, sino en los elevadísimos costos de transacción que los menos favorecidos deben afrontar.

Por ello, dijo que el gran reto que tienen las autoridades financieras es crear las condiciones para que las necesidades de ahorro y financiamiento encuentren cauces modernos, confiables y eficientes, y los modelos populares de ahorro y crédito se dirijan hacia canales formales.

Carstens aseguró que las redes de intermediación financiera formal deberán contribuir para el abatimiento de los costos de transacción.

Destacó que uno de los propósitos de la recién aprobada reforma financiera es abonar significativamente en ese sentido.

A la par de la Reforma Financiera, el gobernador del Banxico destacó que los cambios estructurales en materia de telecomunicaciones también permitirán explorar a plenitud el potencial tecnológico en beneficio de una mayor inclusión financiera.