¿Cómo estamos en competitividad mundial?

Cartera 27/06/2014 01:49 Actualizada 03:30

Recientemente en prensa se comentó que la economía brasileña estaba mejor que la economía mexicana. Sin afán de colocar a un ganador, revisemos mejor cómo anda México en materia de competitividad mundial, en comparación con países de Latinoamérica.

En el último Informe del Banco Mundial, “Doing Business 2014” (http://www.doingbusiness.org/data/exploreeconomies/mexico) en el cual se comparan 189 economías del mundo, México se ubicó en la posición número 53, en facilidad para hacer negocios, por debajo de naciones como Chile (34), Perú (42) y Colombia (43). Sin embargo, es importante destacar que en algunos rubros nuestro país tiene ventajas. Por ejemplo, en el número total de procedimientos para registrar una empresa es de seis, mientras que en el resto de América Latina (AL) y el Caribe (C) es de nueve, y de los países de la OCDE, son únicamente cinco trámites. Asimismo, en el aspecto del número de días para abrir una empresa, en México se hace en seis días, mientras que AL y el C con 36.1 y los de la OCDE se llevan un promedio de 11.1 días. Finalmente en el rubro, del costo para abrir una empresa como porcentaje del Ingreso per cápita es de 19.7%, AL y el C de 33.1 y la OCDE de 3.6%.

Por otra parte, el Centro de Competitividad Mundial del Instituto Internacional para el Desarrollo Gerencial (World Competitiveness), que analiza la competitividad de 60 naciones en su anuario mundial de competitividad 2013, ubica a México en la posición número 32 en competitividad global. Por rubros en desempeño económico ocupamos el lugar 14; en eficiencia gubernamental el 29; en eficiencia en negocios el 33, y en infraestructura el lugar 49.

En el reporte Global sobre Competitividad 2013-2014 del Foro Económico Mundial (http://www.iberglobal.com/Archivos/WEF_GlobalCompetitivenessReport_2013-... ) México se ubica en la posición 53 en el índice de competitividad global del periodo 2012-2013, entre 148 naciones analizadas, por debajo de Puerto Rico (31), Chile (33), Panamá (40) y Brasil con (48). Por áreas, la mejor posición la tenemos en ambiente económico con 49, le siguen infraestructura con 64, salud y educación primaria con 73, e instituciones con 96.

Aunque no es muy recomendable hacer una comparación entre cada reporte porque se cruza información entre países, y el número de naciones consideradas en el estudio es diferente, podemos señalar que la posición que tiene México con respecto a periodos anteriores no se observa en los últimos años un avance sostenido y consistente en el tiempo. Lo anterior se refleja sobre todo en el informe del Centro de Competitividad Mundial en el que se observa que en el 2010 estábamos en la posición 47 y para el 2013 pasamos a la posición 32.

¿A qué le atribuimos lo que está pasando? Según el Reporte Global sobre Competitividad 2013-2014, la corrupción, la inestabilidad política, la inestabilidad del gobierno, la burocracia gubernamental ineficiente, la regulación de impuestos, y la deficiente educación de la mano de obra representan los factores más problemáticos para hacer negocios, pues seguramente inciden para que México no mejore significativamente en el ranking mundial de competitividad.

En marzo pasado, el Instituto Global McKinsey presentó un estudio en la que da a conocer con cifras la problemática a la que se enfrenta la productividad de la economía mexicana. Reporta que la tasa promedio de crecimiento de la productividad en el periodo de 1990-2012 fue de tan solo de 0,8%, por lo que subraya que para alcanzar un crecimiento económico del 3,5%, la productividad tendría que triplicarse. Asimismo, la productividad ha sido desigual pues ha crecido un 5.8% anual en las grandes empresas modernas pero ha caído un 6.5% al año en las empresas tradicionales.

Definitivamente estas y otras razones son elementos que directa o indirectamente explican porque no mejora la posición que ocupa México en competitividad. Esperemos que con la aprobación de las leyes secundarias en materia energética y de telecomunicaciones sean los detonadores para dar el salto cuantitativo y cualitativo que necesita México a nivel internacional.

 

Académico del área de Negocios, en UVM Campus Lomas Verdes.