Lo que debe saber antes

Cartera 27/02/2013 03:15 Actualizada 09:40

Benjamín Medina de 27 años decidió independizarse de casa de sus padres. Para cumplir con este objetivo tomó la decisión de rentar un departamento.

La búsqueda duró más de cinco meses hasta que encontró el inmueble que cumplía con sus necesidades.

Para Medina no fue fácil, ya que el proceso se complica cuando las inmobiliarias solicitan los documentos.

Dejarse llevar por la primera impresión y no analizar su capacidad económica podría salirle más caro, ya que pondrá en riesgos sus pagos fijos mensuales.

Antes de rentar un inmueble, Octavio Novelo, director general de Casa Chilanga.com, recomendó analizar su presupuesto, es decir, poner todos sus ingresos y deudas sobre la mesa.

Así identificará cuánto dinero destinará de su capital al pago de una renta mensual sin afectar su economía. También deberá presupuestar el pago de mantenimiento y servicios del edificio o casa.

Eduardo de la Canal, consultor de Operaciones de Coldwell Banker México, explicó que la fórmula para no afectar su economía es que “no deberá destinar más del 30% de sus ingreso a una renta”.

Aseguró que es relevante solventar las mensualidades sin complicaciones, y ejemplificó: si el ingreso es de 10 mil pesos mensuales su renta no deberá sobrepasar los 3 mil pesos.

María Eugenia Ávila Arce, profesora de la Universidad Panamericana (UP), explicó que si su presupuesto es limitado, lo mejor será llegar a un lugar donde no se requiera de arreglos.

Los especialistas coincidieron en que las personas se dejan llevar por sus emociones y asumen un compromiso mayor al que pueden solventar, y después de 3 meses no cuentan con los recursos necesarios para el pago de la renta.

“En el peor de los escenarios al presentar un incumplimiento de contrato podrían desalojarlo”, comentaron.

Una vez que identifique su capital disponible y se asegure que no tendrá problemas para solventar su nuevo compromiso financiero, deberá enfocar todos sus recursos a la búsqueda de su vivienda.

Deberá revisar las zonas de la ciudad en las que desea vivir, especificar el número de recámaras, baño y lugares de estacionamiento. Tome en cuenta los servicios que se encuentran alrededor como: gimnasios, centros comerciales, tienda de auto servicio y transporte.

Octavio Novelo recomendó que su casa no quede lejos de su trabajo o escuela de sus hijos, ya que podría gastar de más en transporte y alimentación.

Para agilizar la búsqueda podrá apoyarse de las publicaciones en los periódicos y las diferentes páginas en la red donde hay departamentos y casas en renta.

Octavio Novelo explicó que las colonias de mayor demanda en la ciudad son: Del Valle, Narvarte, Nápoles y Polanco, por lo tanto, deberá acelerar el proceso ya que podían ganarle la casa de sus sueños.

Por su parte, Eduardo de la Canal dijo que en México el esquema de renta se desplaza más rápido, por lo que recomendó comparar y ver máximo tres opciones.

Recuerde que antes de firmar debe checar los lugares de estacionamiento, la aceptación de niños y mascotas, el uso de las áreas comunes, entre otros.

Los especialistas conminaron a revisar todos los papeles de la casa que desea rentar antes de firmar un contrato.

Reiteraron que éstos deberán estar en orden y no presentar adeudos de mantenimiento y servicios como: luz, agua, predial, teléfono.

Octavio Novelo explicó que en la ciudad de México los contratos de arrendamiento tienen una vigencia de un año, una vez que terminó el periodo podrá renovar su estancia, lo que le implicaría un aumento en su renta mensual.

Los especialistas coincidieron en que deberá prepararse económicamente para poder rentar un inmueble, ya que por lo regular se le solicitará de dos a tres meses de depósito y la renta que corre, es decir si la renta es de 10 mil pesos tendrá que tener disponibles alrededor de 20 mil.

La mayoría de los arrendadores o agencias inmobiliarias le pedirán más requisitos, entre los que se encuentra: identificación oficial, estudio socioeconómico, información general, lugar de residencia, comprobante de ingresos, referencias familiares, fiador o aval propietario de un bien raíz, entre otros.

Octavio Novelo explicó que dichas figuras firmarán como obligados solidarios en caso de que no pueda pagar la renta, es decir, si deja de pagar le cobrarán a esa persona, “es un favor que a casi nadie le gusta pedir y dar”, refirió.

Además, en alguna ocasiones para mayor seguridad de los dueños le podrán solicitar una fianza de arrendamiento, es decir, un contrato a través del cual una afianzadora (fiador), se obliga a pagar al beneficiario del contrato (arrendador), los compromisos del arrendatario (fiado).

Ávila Arce consideró que el esquema de la fianza sólo beneficia a los propietarios, para los inquilinos se convierte en un obstáculo para rentar un inmueble.