Vive tranquilo y planea tu nueva casa

Cartera 26/06/2014 01:01 Actualizada 11:10

La adquisición de una casa es poder generar para la familia uno de los patrimonios más importantes que tendrán en el largo plazo, así como la tranquilidad de poder vivir en un hogar propio, sin embargo, la compra de una vivienda debe ser planeada y muy bien estudiada, ya que será un compromiso que se tendrá en el largo plazo, aseguran especialistas.

MasterCard señala que hay que preguntarse ¿Estás en capacidad de pagar el costo de una vivienda? ¿Tienes la capacidad financiera de asumir el compromiso que representa un préstamo hipotecario?

Para comenzar a responder estas preguntas, puedes empezar por evaluar tu condición laboral, donde deberás tener claro si ¿tienes actualmente un trabajo estable? Si lo tienes, ¿Cuáles son las perspectivas en el mediano plazo para la empresa en que trabajas?

Luego de confirmar que disponemos de una fuente de trabajo con perspectivas de continuidad en el mediano plazo, se debe proceder a evaluar si los ingresos que producimos en dicho trabajo son suficientes para cubrir de manera adecuada los pagos mensuales correspondientes al préstamo hipotecario.

“Vale la pena aclarar que, generalmente, cuando se pasa de ser inquilino a adquirir una vivienda mediante un préstamo hipotecario, en principio es probable que tengamos que asumir una cuota mensual mayor al alquiler que pagabas (aún asumiendo que estás adquiriendo una vivienda con características similares)”, dijo MasterCard.

Sólo en casos en los que dispones de recursos suficientes para hacer un pago inicial importante (de por lo menos un 50% del valor de la vivienda), puedes esperar que la cuota del préstamo iguale la cantidad de renta que pagábamos anteriormente.

Si este es tu caso, es muy probable que te encuentres en capacidad de adquirir una vivienda propia. De lo contrario, hay que calcular si la cuota mensual a la que nos estamos comprometiendo no representa una carga pesada para nuestras finanzas personales.

Otro parámetro de medida pudiera ser que el monto total del financiamiento no debe exceder dos veces el monto de sus ingresos anuales.

Por otro lado, es importante tomar en cuenta que se recomienda siempre realizar un pago inicial de, por lo menos, 20% del valor de la vivienda.

La casa

El portal de la empresa VISA, Finanzas Prácticas establece que al decidir comprar un inmueble debes tomar en cuenta aspectos de gran relevancia, que a veces suelen pasarse por alto.

Es importante si planeas adquirir una propiedad usada, revisar tanto la construcción (muros, drenaje, servicios eléctricos, etcétera), como la vida útil. Si tu intención es comprar un inmueble nuevo o en construcción, cerciórate de los servicios que incluirá, así como de los materiales que se utilizarán en la construcción.

Otro punto que no debes dejar de lado es la ubicación del inmueble. Toma el tiempo necesario para considerar la comodidad en cuanto a transporte y servicios cercanos.

“Es conveniente adquirir una propiedad que se adapte a nuestras necesidades diarias, por lo que se recomienda medir la distancia y el tiempo que separan tu inmueble de los servicios”, señalan los expertos de la empresa de medios de pago VISA.

La hipoteca

Ahora bien, antes de entrar de lleno en los aspectos legales a considerar debes tener presente el pago inicial, normalmente es un porcentaje del precio de la casa, conocido como enganche.

Los distintos bancos requieren distintos montos. Independientemente de lo que necesites, ahorra más. Tendrás que pagar muchos cargos para comprar una propiedad, los cuales se van desembolsando por diferentes etapas.

No trates de reunir este dinero de una sola vez. Decide cuánto vas a gastar en la casa y cuánto necesitas en el pago inicial. Ahorra un monto razonable todos los meses y calcula la fecha en que alcanzarás tu objetivo y podrás empezar a buscar la casa de tus sueños. Si vas a ahorrar dinero, ¿por qué no ponerlo a trabajar a favor tuyo? Explora los certificados de depósito y las cuentas de mercado monetario para ganar algunos intereses mientras añades más dinero a tus ahorros. No será mucho el interés que ganes, pero cualquier interés acumulado te beneficiará para la compra de un inmueble.

Previo a la solicitud de un préstamo hipotecario, es vital hacer la suma de los gastos en que incurriras al comprar la propiedad. Recuerda que no sólo es el valor del inmueble en sí, sino el pago de escrituras, servicios notariales, posibles reparaciones, remodelaciones, etcétera.

Una vez realizados los cálculos, te recomendamos que inicies los trámites de solicitud de la hipoteca en cuanto te sea posible, esto con la finalidad de estar seguros de tener el efectivo al momento de cerrar la operación de compra-venta.

Es importante recordar realizar el cambio de propietario de todos los servicios de la nueva propiedad. Es decir, el gas, la luz, agua, teléfono, servicios de televisión de paga, etcétera. Aunque parezca irrelevante, es conveniente realizarlo cuanto antes para evitar problemas futuros. Mientras más pronto realicemos estos cambios, más rápido descansaremos de todo trámite.

En caso de tratarse de un inmueble destinado para vivienda u oficina, debemos también recordar actualizar tu domicilio en tus documentos importantes, así como en instituciones de trabajo y financieras. Lo anterior incluye credenciales, cuentas bancarias, etcétera.